Ciclo lectivo…

.


.

“¿Para qué me vas a comprar otra cartuchera, si la del año pasado está bien y me gusta?”–  dijo Candorito mientras organizábamos la previa al inicio de clases.
Queda claro que no es amigo de determinados patrones de consumo que pululan en estos días…

Ver y oír a las madres que reniegan de precios y “calidad” en cuestión de insumos “escolares”  al inicio de las clases, es parte de un coro griego que se repite cada año.

.

.

A ver señoras: si usté acostumbró a sus hijos a que tengan ciertos elementos y/o productos que obedecen a determinados patrones de consumo, ¡¡hágase cargo!! El “merchandising” escolar, es oneroso y puede ser fatal…

¿Cuál es el sentido de pagar hasta cuatro veces más por algo, solo por su “marca” o por tener estampado a algún personaje de “moda”?
Señores, ¡¡recapaciten!!

.

.


-Si no es de tal marca, no lo quiero!!!-, imponía a puro grito una niña a su madre, en un comercio. La demandante, no superaba el metro cinco de estatura. Y con un breve vistazo, era obvio que la responsable de aquel berrinche, no era la niña…
Me imaginaba la misma escena, en tiempos de mi infancia… ¡¡Qué bife en la jeta hubiera ligado!! Pero eso no sucedía, porque además de ciertos límites, toda esta parafernalia de chirimbolos con “dibujitos” al cuete, sencillamente, ¡¡no existía!!

.

.

¿Acaso el gasto de dinero en elementos superfluos, garantizan las calificaciones de los alumnos?

Hay cosas en la vida, que no son directamente proporcionales…

.

“Vaya Semanita”Profesores y estudiantes, sus relaciones actuales.

.

.

Bon appétit!…

 

.

Estoy segura que no soy la única que al momento de decidir ir a comer “afuera”, son varios los factores que priman en la elección que realicemos.

Calidad: En mi caso, es el factor fundamental. Claro, que en más de un restaurante,  calidad es el equivalente a tener que abonar por una cena microscópica, el mismo valor que la suma del costo de todas las cenas “normales” de los próximos dos años, apróximadamente…

Más

Mal de amores…

 

.

Según leí vez pasada, unos científicos italianos habrían encontrado una solución para el “corazón roto” –desengaño amoroso o “mal de amores”-.  Estos caballeros aseguraban que la causa de la enfermedad estaba alojada en los neurotransmisores y en los genes.  Sencillamente aseguran haber obtenido la solución para esto. ¿Y cuál sería esa solución? ¡¡Una píldora, obviamente!!

Cuando uno está feliz, el amor es la cosa más bella del mundo. Pero cuando se sufre se convierte en una auténtica patología, una obsesión de la que es difícil desprenderse” explicó Denisa Legac, profesora de la Universidad de Graz, en Austria, quien aporta insospechados datos científicos para un abordaje “técnico” del sufrimiento por amor, que, asegura, pone en riesgo la propia seguridad y la de los otros, lo que lo convierte en una amenaza social.  “La posibilidad de accidentes de tránsito se cuadruplica si se conduce un automóvil después de una separación: sólo en Francia hay 3.000 heridos y 170 muertos al año“, dice.

◊ ♦ ◊ ♦ ◊  ♦ ◊ ♦ ◊  ♦ ◊ ♦ ◊  ♦ ◊ ♦ ◊  ♦ ◊ ♦ ◊

Más

Tecnología confiable…

.

.

Las ocupaciones diarias, los nervios, los plazos para cumplir con todo, estudio, hijos, la familia y tanto más, tiene a muchos dominados y sin espacio libre en el “rígido” de sus mentes como para acomodar un poco de calma, paz o un toque de sentido común.

Porque, ¡vamos!, tampoco es tan difícil intentar ser conscientes o al menos no tan veletas con la realidad.
¡Pero clá!… hoy la tecnología sería la solución para todo ¿verdad?… Más

Prospectos…

.

.

Tal vez si estuviera en sánscrito, entendería más. Pero mientras intento dilucidar el prospecto del medicamento que debería tomar, recapacito: … ¿qué hago leyendo esto?

¡Vamos!, que en letra chiquita, pero en la última escala de lo legible, al inicio de los jeroglíficos farmacológicos, lo dice bien claro: “¡Información Importante. Léase con atención!”. Así tal cual, y franqueada con signos de admiración y todo. La frase no deja lugar a dudas: hay que leer ¡¡y se terminó, caramba!! Más

Los imprevistos…

.

.

La expresión de su cuerpo hablaba claramente: el hombre nos estaba por dar una mala noticia.

Mi amiga me miró como sospechando la probabilidad que había temido: ¿había contratado al albañil que haría un desastre?

El hombre lleno de polvillo y temor, habló. Nos informó que a partir de ese momento y de manera urgente, se debería contratar además, un plomero… Más

Homo Interneticus…

.

.

.

Internet es una de las herramientas que en mayor medida -y en menos tiempo- ha ganado espacios entre la población mundial. La ecuación velocidad, tiempo-espacio, nos dibuja una virtualidad signada por la realidad, o tal vez a la inversa, y por ahí venimos navegando sin remos. Siempre dependiendo de nuestra alienación, obviamente…

Internet nos presenta imágenes, textos y situaciones que permanecían distantes de nuestro devenir cotidiano, afianzando paralelamente, nuestra comodidad ante la búsqueda de información y la relación con “el otro”.

Más

Anteriores Entradas antiguas