Huellas…

.

.

Hoy es inevitable que me visiten los recuerdos de todas aquellas cosas  que disfruté junto a ella.
El destino quiso que se fuera de mi lado -de nuestro lado- y que ya no estuviera cerca físicamente de todos aquellos que tuvimos el privilegio de conocerla. Tempraneando nos dejó, pero todas sus enseñanzas y recuerdos siguen con nosotros. También a puro gen, nos sigue acompañando…

¿Quién pondría en dudas lo que heredamos de nuestros progenitores?
Ese mágico sello que se esconde en nuestras células, que cotidianamente nos recuerda hijos de quien somos. Más

Anuncios

Madre naturaleza…

Flor de perro

.

Continuando con la campaña: “Como evitar que en el futuro alguna potencial nuera,  venga con que su novio no expresa lo que piensa o siente”, hoy demostraré lo positivo de  incrementar el diálogo con nuestros hijos.

Con Candorito -para los que no lo conocen, mi hijo menor-, cada día contiene los más variados temas de conversación y  sus inevitables interrogantes, los que intento pilotear ya sea con mi extrema sapiencia (?), como con mi gambeta magistral y feroz. Esa que los años me han sabido brindar y la que quedará demostrada unas líneas más adelante. Más

Convivencia…

.

Hoy traigo el recuerdo de la época en la que vivía en una casa con un parque muy simpático, en el que habitaban unos sapos encantadores y de tamaños considerables, ¡¡bien grandotes!!

Nunca tuve en claro si  eran simpáticos por naturaleza  o en realidad mi cara les hizo pensar que seríamos parientes; la cuestión fue que ellos se manejaban con un desenfado y confianza en mi cercanía que llamaba la atención. Por lo pronto y viendo sus actitudes, decidí entablar una fraterna relación… Más

Celos…

.

De nada sirvió que le dijera que mi corazón le pertenecería eternamente. Inútiles resultaron todas las frases en las que mi amor se desgranaba, letra por letra, para recordarle mis caricias y cada uno de los abrazos infinitos e incondicionales.

Su mirada reprochaba, teñida de celos. Sus ojos destilaban  enojo cargados de un rencor nuevo. Su voz  no podía disimular esos celos que lo cubrían todo…
Poco pude hacer para demostrar que cada uno de mis actos lo contenían, pues -ya lo sabemos-,  los celos no dejan espacio para el razonamiento. Más

Haciendo historia…

.

.

Luego de mi cirugía hubo que esperar los resultados de patología; era fundamental quitar todas las dudas sobre cualquier posibilidad de un tumor maligno.
Durante aquella semana infinita no pude pegar un ojo: los nervios, la ansiedad y la vida me tenían en vilo.

Cuando llegaron los resultados, el médico -un profesional eminente-, me sentó y me calmó: aquello que me habían extirpado no significaba condena alguna, pero era una clara advertencia hacia mi salud.
Me informó que a partir de ese momento debía someterme a chequeos anuales obligatorios, y que además existía otra posibilidad que podría entristecerme: no sería nada fácil -si así lo deseaba-, volver a quedar embarazada. Más

Candorosa experiencia…

.

moscas-ii.jpg

(Refrito publicado en febrero 2007)

.

Desde hacía tiempo mi cocina venía siendo  invadida por una clase de mosca pequeñita, insufrible… una basurita realmente.  Para combatirla me limitaba a espantarlas o eliminarlas individualmente a la vieja usanza: palmeta, trapo o rollo de diario, pero viendo que no era suficiente y ya entrando en la impaciencia, modifiqué el rumbo de los hechos: compré un insecticida. El mismo prometía eliminación instantánea y mantener una barrera de protección casi por siglos ¡¡había encontrado  la eternidad sin moscas!!! (?) Más

Rebobinando…

,

.

Pero si parece que fue ayer que estábamos todos levantando nuestras copas, brindando y deseándonos lo mejor para este año, que ya ha llegado a su mitad exacta…

Si parece que fue ayer que sentíamos estar metidos en una película de ciencia ficción, cuando ingresamos en el siglo XXI, marcando el final de un siglo… de un milenio… Más

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes