Clasificados…

.

.

Con Candorito pasamos  frente al comercio. En una de sus vidrieras el cartel anunciaba: “SE VENDE FONDO DE COMERCIO“, y parado en la puerta de entrada, un hombre de rostro serio. Con esa tonalidad(?) con la que el mal humor suele teñir la cara de las personas.

Nuestra caminata siguió su rumbo, siempre en silencio, hasta que Candorito reflexionó:

-“¡¡Y si!!… venden EL FONDO del comercio, porque a la parte de adelante, con el hombre con cara de cul* parado ahí, ¡¡no la van a poder vender!!

Si, la de comediante, es otra de las facetas de Candorito… Más

Arquitectura…

“Los Castillos”

.


.

Hace varios años salimos de caminata con Candorito, por entonces él tenía 3 años, y nuestro recorrido hizo que pasáramos frente a la catedral.

Al ver la construcción dijo: ” -Má, ¿esto es un castillo?” – , le respondí que era “algo así”
No estaba su cabecita para mis explicaciones sobre el significado de algunas construcciones relacionadas con la religión católica. Tampoco era el momento para que expusiera mis puntos de vista poco ortodoxos sobre las creencias y algunos cultos religiosos.  De todas maneras, y a modo de paseo arquitectónico, entramos.

Ni bien ingresamos, observamos una réplica en mármol de La piedad que lo dejó algo consternado. La penumbra reinante -debido a la hora-, recordaba aquellas películas de Drácula de los años 40. Más

Cuidando el medioambiente…

.

.

.

Como adulta responsable(?) debo llevar adelante la tarea de educar a Candorito: porque esa es la tarea de todo padre. Y porque los niños -todos lo sabemos- son las futuras generaciones de humanos -que esperemos sean- responsables, coherentes, sensibles, confiables… (¡¡¡ay midió!!!). Más

Una voz en el teléfono…

.

.

Mientras voy terminando algunos trabajos pendientes, imagino cuán placentera será la ducha que me daré en unos minutos. El momento de relax: un premio merecido tras un día atareado.

Me encuentro ensimismada en mis pensamientos de agua caliente y agradables fragancias de espuma de baño, cuando suena el teléfono.  Atiendo como es habitual, con esos movimientos mecánicos que todos tenemos al hacerlo, pero el tono de voz del otro lado de la línea, me trajo hacia la realidad:

Hola, ¿está “Candorito”?-, dijo la voz decidida de una niña. Solo atiné a preguntar: “-¿De parte de quien?”-, a lo que la voz infantil y cándida, respondió: –Soy una compañera del cole. Más

Agradeciendo…

.

.

Mi querida amiga Marina del blog “Cruzando las Grandes Aguas“, tuvo la deferencia de entregarme el Premio Kreativ Blogger“, el cual agradezco de corazón.  Dicho galardón cuenta con varias normas establecidas, las cuales -y como bien es sabido en mi caso- no cumpliré, pues… pocas veces respondo a parámetros establecidos -¡¡¡y así me va!!!-; pero no podía dejar de agradecer este gentil ¡¡¡y cariñoso gesto!!!

¡¡Gracias amigaaaaa!! Más

Ciclos…

.

.

El inicio de un nuevo ciclo lectivo indica además, que  las vacaciones de verano llegan a su fin.

Ayudar a mi hijo a preparar los útiles escolares es la ceremonia que  me lleva  de paseo hacia mis recuerdos de infancia y aquellos días de escuela…

Es inevitable. Más

Las mascotas…

.

.

Ya sea por lo particular de la relación, el cariño recíproco y todo lo que conlleva… por estas razones y mucho  más, tenemos mascotas.

A lo largo de mi vida tuve  gatos, perros, conejos, loro, zorra,  sapos, tortugas, almejas(?) y peces…  Y todos -seguramente- hemos tenido más de un animalito en casa, a lo largo de nuestra vida.
Es así como cada uno de ellos, con nombre propio, se adueña del cariño de la familia y allegados.

Tampoco es de extrañar que existan personas que “humanicen” a los animales con los que comparten sus días, suponiendo que  piensan en concordancia con las ideas del dueño de casa, o que necesitan prendas de vestir y cuidados estéticos como las divas de Hollywood… Más

Huellas…

.

.

Hoy es inevitable que me visiten los recuerdos de todas aquellas cosas  que disfruté junto a ella.
El destino quiso que se fuera de mi lado -de nuestro lado- y que ya no estuviera cerca físicamente de todos aquellos que tuvimos el privilegio de conocerla. Tempraneando nos dejó, pero todas sus enseñanzas y recuerdos siguen con nosotros. También a puro gen, nos sigue acompañando…

¿Quién pondría en dudas lo que heredamos de nuestros progenitores?
Ese mágico sello que se esconde en nuestras células, que cotidianamente nos recuerda hijos de quien somos. Más

Madre naturaleza…

Flor de perro

.

Continuando con la campaña: “Como evitar que en el futuro alguna potencial nuera,  venga con que su novio no expresa lo que piensa o siente”, hoy demostraré lo positivo de  incrementar el diálogo con nuestros hijos.

Con Candorito -para los que no lo conocen, mi hijo menor-, cada día contiene los más variados temas de conversación y  sus inevitables interrogantes, los que intento pilotear ya sea con mi extrema sapiencia (?), como con mi gambeta magistral y feroz. Esa que los años me han sabido brindar y la que quedará demostrada unas líneas más adelante. Más

Convivencia…

.

Hoy traigo el recuerdo de la época en la que vivía en una casa con un parque muy simpático, en el que habitaban unos sapos encantadores y de tamaños considerables, ¡¡bien grandotes!!

Nunca tuve en claro si  eran simpáticos por naturaleza  o en realidad mi cara les hizo pensar que seríamos parientes; la cuestión fue que ellos se manejaban con un desenfado y confianza en mi cercanía que llamaba la atención. Por lo pronto y viendo sus actitudes, decidí entablar una fraterna relación… Más

Celos…

.

De nada sirvió que le dijera que mi corazón le pertenecería eternamente. Inútiles resultaron todas las frases en las que mi amor se desgranaba, letra por letra, para recordarle mis caricias y cada uno de los abrazos infinitos e incondicionales.

Su mirada reprochaba, teñida de celos. Sus ojos destilaban  enojo cargados de un rencor nuevo. Su voz  no podía disimular esos celos que lo cubrían todo…
Poco pude hacer para demostrar que cada uno de mis actos lo contenían, pues -ya lo sabemos-,  los celos no dejan espacio para el razonamiento. Más

Haciendo historia…

.

.

Luego de mi cirugía hubo que esperar los resultados de patología; era fundamental quitar todas las dudas sobre cualquier posibilidad de un tumor maligno.
Durante aquella semana infinita no pude pegar un ojo: los nervios, la ansiedad y la vida me tenían en vilo.

Cuando llegaron los resultados, el médico -un profesional eminente-, me sentó y me calmó: aquello que me habían extirpado no significaba condena alguna, pero era una clara advertencia hacia mi salud.
Me informó que a partir de ese momento debía someterme a chequeos anuales obligatorios, y que además existía otra posibilidad que podría entristecerme: no sería nada fácil -si así lo deseaba-, volver a quedar embarazada. Más

Candorosa experiencia…

.

moscas-ii.jpg

(Refrito publicado en febrero 2007)

.

Desde hacía tiempo mi cocina venía siendo  invadida por una clase de mosca pequeñita, insufrible… una basurita realmente.  Para combatirla me limitaba a espantarlas o eliminarlas individualmente a la vieja usanza: palmeta, trapo o rollo de diario, pero viendo que no era suficiente y ya entrando en la impaciencia, modifiqué el rumbo de los hechos: compré un insecticida. El mismo prometía eliminación instantánea y mantener una barrera de protección casi por siglos ¡¡había encontrado  la eternidad sin moscas!!! (?) Más

Rebobinando…

,

.

Pero si parece que fue ayer que estábamos todos levantando nuestras copas, brindando y deseándonos lo mejor para este año, que ya ha llegado a su mitad exacta…

Si parece que fue ayer que sentíamos estar metidos en una película de ciencia ficción, cuando ingresamos en el siglo XXI, marcando el final de un siglo… de un milenio… Más

Pequeñas delicias de la vida cotidiana…

.

.

El miércoles pasado -22 de abril-, en todos los medios de comunicación se podía tener referencia del Día de la Tierra. En casa, Candorito -mi hijo menor, para los que no lo saben-, estaba atento a todos los consejos  respecto a cuidar el planeta desde el hogar y  lo cotidiano.  Él escuchaba y seguía cada comentario, consejo o publicidad con verdadero interés. Más tarde, ya por la noche antes de irse a dormir, me preguntó:

– Maaa… ¿en los demás planetas habrán celebrado este día también, no?… Más

Son los años…

el-y-yo

.

En estos días el cosquilleo de la emoción me viene rondando. No puedo hacerme la distraída, el estómago se me estruja a cada minuto que transcurre.
Miro el calendario y no lo puedo creer… los días pasaron, los meses… los años.

Y aquí me encuentro: armando la mochila con los útiles escolares, para que el próximo lunes 2 de marzo, mi pequeño Candorito inicie su primer día de clases…

Una nueva etapa, nuevas emociones, el inicio de todo un largo camino por delante.

Él, tiene la felicidad dibujada en el rostro y yo no puedo dejar de disimular las lágrimas que me saltan a cada instante…

No hay caso, son los años…

.

.

Escena del crimen…

Los post de la temporada…

.

Lo confieso sin rubor alguno: me gustan las series televisivas de forenses e investigación -entre otras, obviamente-.
Es por esto que todos los programas que estén relacionados a la investigación, la ciencia y la intriga… me apasionan.
Aprendo mucho y de paso, si estoy pensado en matar a alguien, lo puedo encarar de una forma más prolija, no es cuestión de andar descuidando detalles tampoco!!! Más

Pequeñas delicias de la vida…

Los Post de temporada…

.

Si en algo encuentro un disfrute inigualable, es en la expresión de los niños al abrir un obsequio. Me gusta observar la atención y la ansiedad con la que desenvuelven cada paquete.

La incógnita marcada en el rostro infantil previa a ver su regalo, no tiene precio.  Tanto como la reacción al tener frente a sus miradas el juguete en todo su esplendor; ese estallido de alegría al tomar en sus manos y observar atónitos sus  regalos,  me obliga a ser testigo  del instante exacto en el que mi hijo menor los  abre;  ya sea para su cumpleaños, como para cuando se me antoja regalarle algo, o como para en este caso: la llegada de los Reyes Magos…

Tal vez, para el próximo 6 de enero él ya no se levantará ansioso por ver sus zapatos, pues el manto de esta fantasía se habrá develado, no lo se… pero muy en el fondo de mi alma, su rostro feliz ante un obsequio sencillo, como el de esta mañana, seguirá guardado en mi corazón por siempre. Más

Los castillos…

…los lugares ideales para la fantasía.

castillos.jpg

.

Hace ya algunos años, caminábamos con mi hijo menor por el centro de la ciudad, el tenía 3 años de edad. El recorrido nos hizo pasar por las puertas de la catedral (Catedral de los Santos Pedro y Cecilia de la ciudad de Mar del Plata, para más datos).
Mi gurrumín, dijo al ver la construcción: ” -Má, ¿esto es un castillo?”-; le contesté que era algo así; pues  su cabecita no estaba para recibir mi explicación sobre el significado de algunas construcciones relacionadas con la religión católica. Tampoco era el momento para que expusiera mis puntos de vista poco ortodoxos sobre las creencias y los cultos religiosos.  De todas maneras y a modo de paseo arquitectónico, entramos. Más

El lector…

Al ver a mi hijo recorrer con fruición todas las palabras que se cruzan por su camino, puedo recordar el tiempo en el que surgió mi interés por la lectura.
Hoy, este enano apasionado, consigue explorar su entorno, con cada mirada , encontrando letras, palabras y frases que relatan una nueva realidad. Jugando ha logrado leer de manera admirable. Lo hace con una frescura que me fascina. Entona las letras y descubre los acentos y diptongos como si maravillosos misterios fueran desentrañados. Ningún papel escrito, escapa de sus manos. Ninguna frase, sigla o idioma se salva de sus intentos interpretativos y precoces. Lee sus cuentos atesorados y tantas veces escuchados por voces familiares. Cuando lo hace, lo observo recorrer el nuevo camino con amorosa pasión materna: ¡¡es divertido y fascinante!! Me abstraigo mirando su ceño fruncido por la atención en la que se sumerge, rodeado de los sonidos que pronuncia. Más

Anteriores Entradas antiguas