Patas cortas…

.

Nuestras abuelas decían: la mentira tiene patas cortas. Por no eso de no poder llegar muy lejos.

Siempre hemos generando en nuestra conciencia o en nuestro criterio personal determinados mecanismos respecto a la mentira, principalmente, para evitar ser timados en nuestra confianza.

En diversos ámbitos de la vida -laborales, comerciales, de estudios y vida amorosa, entre otros-, solemos manejarnos con cautela. La mentira abunda.

Más