Una voz en el teléfono…

.

.

Mientras voy terminando algunos trabajos pendientes, imagino cuán placentera será la ducha que me daré en unos minutos. El momento de relax: un premio merecido tras un día atareado.

Me encuentro ensimismada en mis pensamientos de agua caliente y agradables fragancias de espuma de baño, cuando suena el teléfono.  Atiendo como es habitual, con esos movimientos mecánicos que todos tenemos al hacerlo, pero el tono de voz del otro lado de la línea, me trajo hacia la realidad:

Hola, ¿está “Candorito”?-, dijo la voz decidida de una niña. Solo atiné a preguntar: “-¿De parte de quien?”-, a lo que la voz infantil y cándida, respondió: –Soy una compañera del cole. Más