El reflejo…

.

.

“A través del rostro se lee la humanidad del hombre y se impone con toda certeza la diferencia que distingue a uno de otro. Al mismo tiempo, los movimientos que lo atraviesan, los rasgos que lo dibujan, los sentimientos que emanan de él, recuerdan que el lazo social es la matriz sobre la cual cada sujeto, según su propia historia, forja la singularidad de sus rasgos y expresiones. Todo rostro entrecruza lo íntimo y lo público. Todos los hombres se asemejan pero ninguno es parecido a otro.” (Fragmento*)

.

A todos nos debe suceder: cada día, al primer ser humano que vemos cara a cara, es a nosotros mismos.
Ni bien nos levantamos nos enfrentamos deliberadamente -para alentar o insultar toda nuestra sensibilidad-, con el espejo del baño. Estamos condicionados a esta sencilla realidad: nadie escapa a su reflejo, el cual cuenta con una fidelidad y objetividad tales, que podríamos traducir tranquilamente en absoluta y pura crueldad.

Más

El bien común…

.

.

Fieles a sus preceptos, ellos quieren saber porque se les niega el derecho a tener personería jurídica, sosteniendo que les siguen cajoneando el expediente, el que  hace casi ocho años espera ser aprobado.
-“¿Por qué los criadores de palomas tienen derecho a agruparse y nosotros no?”, se pregunta el presidente de la Asociación Argentina de Swingers, debido a que Inspección General de Justicia les rechazó el trámite en 2002. Dicho organismo -dependiente del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos-, se expidió diciendo que la “promoción del estilo de vida swinger, lesionaba la moral y las buenas costumbres y atentaba contra el deber de fidelidad establecido en el Art. 198 del Cod. Civil; aún cuando no haya engaño u ocultamiento y exista el consentimiento recíproco de los cónyuges de mantener relaciones sexuales con terceras personas“. Más

Me duele acá…

.

.

.

Cuándo era niña no sabía bien en que consistía la “hipocondría”, pero para entender de que se trataba esta cuestión, en nuestro entorno estaba ella: la esposa y madre de una familia amiga.

La edad, el clima, las ausencia o presencias, los alimentos, los remedios y la falta de ellos… todo esto y más, eran razones ineludibles para que se iniciara en esta mujer una terrible enfermedad, seguramente… incurable. Cada dato de alguna patología que aparecía publicada en alguna revista o nombrada por TV., automáticamente las adquiría, padeciendo -según ella- todos los síntomas. Más

Lo inexplicable…

.

.

-Escuchame, te juro que lo que pasó ¡¡fue realmente increíble!!- dijo sobresaltado. Ella lo miró con cara de tener poco interés por cualquier cosa que no fuera lo que realmente deseaba escuchar. Molesta, se paró y se fue hacia el baño del bar. Él se quedó en silencio, jugando con el encendedor entre sus dedos. Desde mi mesa continué observándolo. Cruzamos miradas. Cuándo ella regresó, se sentó nerviosa y con un tono de voz exasperado, le recriminó que siguiera con esos pensamientos extraños, creyendo en lo inexplicable!, pues ella no pensaba casarse con alguien tan diletante como él.
No escuché más, debía ir al encuentro de unas amigas. Más

Para destacar…

.

.

La mayor parte de la población mundial posee algún tipo de destreza oculta. Las mismas se encuadrarían en talentos poco meritorios o reconocidos, pero no por ello menos válidos para contar con reconocimiento. Tal vez por sencillez o algo bochornosas, estas cualidades no son tomadas en cuenta, ya que además, no habría galardón o cuadro de honor que las contemplen. Más

Hola, ¿qué tal?…

.

.

.

“-Hola ¿qué tal?: esa fue la simple frase que dije al entrar al negocio.
Debo admitir que al salir, pensé en que debería haber dicho un “buenas tardes” como corresponde y punto.

Una carga virtual para el celular y una golosina para Candorito era lo que buscaba, pero desconocía que tras estos simples requerimientos, se desataría una sesión de “terapia express” para la cual, nadie me había avisado…

La mujer que atendía comenzó a hablar sin parar, y yo sin saber que  hacer.
Tampoco expuse mi rostro de “te presto atención”, ¡¡juro que no!! Más

Cuidado infantil…

Por un fin de semana largo, no pidan demasiado…

.

.

¿Necesita que alguien se encargue de los niños?

¿El llanto de su bebé no se detiene con nada?

¡¡No pierda las esperanzas!! Más