Contaminación auditiva…

…y mental.

.

Todos sabemos que nuestros ojos tienen párpados, los que por reflejo o voluntad ocluyen la visión. Y que “en boca cerrada no entran moscas”, así como también -al estar cerrada- ¡¡no saldrán estupideces!!

Pero con los oídos, todo cambia: no existe barrera que los proteja. Podríamos suponer que las manos -prestas ante algún volumen excesivo o vocablo ofensivo- correrán a cubrirlos, pero seguramente será tarde.
El daño ocasionado por decibeles de sobra o por cualquier vituperio, actuará mucho antes que nuestros reflejos o  cualquier reacción con las que intentemos proteger nuestra salud auditiva y mental. Más