Celebration…

.

mama-te-presento-mi-novio.jpg

.

Debo admitirlo, no me llevo bien con algunas “costumbres” y festejos. Ciertas celebraciones me sacan de quicio,  ya que invaden espacios físicos y mentales de aquellos que no somos acólitos de determinadas creencias.

Las festividades  absurdas y remotas me tienen saturada, arrebatándome una importante porción de candor. Más

Paciencia o precaución…

.

recuerdos-de-ninos.jpg

.

Para tener y criar niños es necesario tener:

Paciencia: requisito fundamental.
Calma: imprescindible ante cualquier situación y en cualquier lugar.
Intentar entender a los niños: es indispensable.
Temple, mucha temple es esencial.
Y dinero, además, es absolutamente necesario… Más

Consejos útiles para la mujer feliz II…

HOY: “Lo nuestro terminó”.

.

Hay un momento en la vida de toda mujer que suele ser doloroso y temido. No me refiero al dolor de ovarios, ni a la aparición de la celulitis o para cuando llega el resumen de la tarjeta de crédito, no:  hablo de  afrontar el fin de una relación.

Con toneladas de pañuelos descartables y cansando con la llantina a todas las amigas y seres cercanos, la nueva desdichada esparcirá sus mocos, suspiros,  desazón, su espalda encorbada y las escasas ganas de vivir por cuanto lugar transite. Más

En tus manos…

en-tus-manos.jpg

.

Una ducha rápida, no podía dejar pasar más tiempo.  Me vestí sin demasiadas pretensiones, sabía que mi prendas, al estar juntos, serían un detalle pasajero.
Ansiosa subí al taxi, rumbo a lo esperado.

Al llegar, abriste la puerta sonriente. Sabíamos que volvería.
Pocas palabras -pues no era ajeno a nosotros lo que sucedería-, luego encendiste la luz rojiza esa que me sumerge en lo más profundo, la que  ilumina mis sensaciones con su brillo y su calor. Más

Contaminación auditiva…

…y mental.

.

Todos sabemos que nuestros ojos tienen párpados, los que por reflejo o voluntad ocluyen la visión. Y que “en boca cerrada no entran moscas”, así como también -al estar cerrada- ¡¡no saldrán estupideces!!

Pero con los oídos, todo cambia: no existe barrera que los proteja. Podríamos suponer que las manos -prestas ante algún volumen excesivo o vocablo ofensivo- correrán a cubrirlos, pero seguramente será tarde.
El daño ocasionado por decibeles de sobra o por cualquier vituperio, actuará mucho antes que nuestros reflejos o  cualquier reacción con las que intentemos proteger nuestra salud auditiva y mental. Más

Huellas…

.

.

Hoy es inevitable que me visiten los recuerdos de todas aquellas cosas  que disfruté junto a ella.
El destino quiso que se fuera de mi lado -de nuestro lado- y que ya no estuviera cerca físicamente de todos aquellos que tuvimos el privilegio de conocerla. Tempraneando nos dejó, pero todas sus enseñanzas y recuerdos siguen con nosotros. También a puro gen, nos sigue acompañando…

¿Quién pondría en dudas lo que heredamos de nuestros progenitores?
Ese mágico sello que se esconde en nuestras células, que cotidianamente nos recuerda hijos de quien somos. Más

Conquistando la vida…

.

Desde que el hombre dejó de ser tan peludo y vio que deambular erguido sobre sus dos piernas le brindaba ciertos beneficios, desde ese momento -o tal vez antes, no lo tengo muy en claro-, viene descubriendo, inventando, diseñando, formulando y reformulando,  generando infinidad de métodos y estrategias solo, para conquistar mujeres.
Es más, por ahí anda  el  “grafiti” que enuncia: “Todo lo que el hombre hace, es para ganarse minitas”.

Los que analizan el comportamiento de diversas especies animales saben que, todo macho que se precie, debe instar a la hembra para que acepte el meticuloso convite para  copular, con el fin único e indiscutible de perpetuar la especie. Claro que lo de “perpetuar la especie” es algo subconsciente y está escrito a fuego en cada una de las células, sin que los pájaros o los conejos lleguen a discutir al respecto… Más

Consumidores consumados…

.

quiere-un-licuadito-principito-2.jpg

.

Tras algunos años vividos sobre este planeta, encuentro que muchos objetos y elementos existentes en nuestro entorno son -según mi entender-  objetos al divino “cuete”; enumerarlos ahora sería  tipiar una lista soporífera.
Obviamente coincido -a pesar de mi encumbrada testarudez- con quien dice que algunos -algunos- de estos elementos son de utilidad. Pero conste que no primordiales para nuestra existencia.

“Lo esencial es invisible a los ojos” decía “El Principito”, personaje que salvaguardando su integridad emocional, tenía a su favor el hecho de vivir en otro planeta… Más

Insistencias…

.

bridge1

.

A veces pienso en los que insisten demasiado en cuestiones que de lejos se notan vedadas a tanta tenacidad, tal vez deberían reclamar cordura y claudicar a tanto propósito vano.

¿Cómo les decimos a esas voluntades colmadas de porfía, para que aflojen un poco al ímpetu desmedido? Más

Niños obedientes, eran los de antes…

.

Allá lejos y hace tiempo, mi madre vivía en una zona rural a cincuenta kilómetros de la ciudad de Paraná, provincia de Entre Ríos.  Con no más de siete años de edad, ayudaba con las tareas domésticas y las de granja. Su madre  -rigurosa para el aseo- exigía que todo estuviera impecable y ordenado.

Así fue como una mañana recibió la directiva de juntar unos huevos en el gallinero -tarea que no le gustaba: las plumíferas ¡¡le picoteaban las rodillas!!-, y cumpliendo la tarea encomendada andaba, cuando  escuchó la sonora voz de su madre decretando: “…Y limpiá el gallinero, ¡¡hasta que los pollitos… BRILLEN!!!”
Con una madre exigente, no existen las dudas: debería dejar todo reluciente. Más

La mayoría silenciosa…

.

Hoy transcribo una carta enviada hace unos días a la sección “Cartas al Director” de un diario local de Mar del Plata.
La transcribo, simplemente por sentir que también vale como homenaje para recordar a “La Negra” Mercedes Sosa.

“Cantagiar los verdaderos valores”

Sr. Director:

Un proverbio chino dice que “la felicidad no es una estación hacia la cual viajamos, sino un modo de viajar”. Y creo que la mayoría silenciosa de los que habitamos esta tierra -de manera consciente o inconsciente; de cualquier raza o credo; con recursos o sin ellos-, lo vivimos, lo pensamos, lo sentimos y presentimos así. Más

Justicia divina…

¿Dónde están los hombres?
Pregunta recurrente de muchas damas en estos tiempos.

Desconozco si los hombres se esconden de la captura femenina o en realidad hay pocos. Por mi parte no llevo la cuenta de cuántos existirán, pero a simple vista, hay más mujeres que hombres.
Pero… pero –siempre hay peros en la vida-, los resultados de las estadísticas siempre dependerán de los lugares donde se efectúen.

Si por caso echamos un vistazo en un local de lencería, encontraremos más mujeres que hombres, a diferencia de una ferretería.
Obviamente tampoco es cuestión que aquellas que deseen establecer una relación se plantifiquen en la puerta de una ferretería. No sería adecuado. (?) Más