Estragos de ánimo…

.

Bajo determinadas circunstancias de vida, las mujeres somos sumamente volubles. Los estragos mentales que las hormonas nos pueden causar, pueden llegar a ser irreparables. Bajo sus efluvios -y ante determinados estímulos- reaccionamos de maneras increíbles. A veces creo que Stevenson, en su novela «Dr. Jekyll y Mr. Hyde», hablaba de mujeres con un ataque de hormonas galopante. Más