Carne…

Un refrito ¡¡aclamado por la popular!! (?)

sarli.jpg

.

Por aquellos días, sabía que al mudarme de morada -entre otras cosas-, tendría que  acostumbrarme a los hábitos del nuevo barrio.
Dentro del amplio espectro de realidades que convivían en la zona -como en todo barrio-, estaban las vivencias con los comerciantes.

Recuerdo que al tercer día de instalada, me dirigí al mercado más cercano para adquirir algunos víveres.
Con mi tan frecuente candor -o sea: con mi mejor cara de nada-, compré lo necesario, pero al momento de retirarme escuché una voz masculina que decía:  -¡¡Adiósss vecina!!… ¿usté es nueva en el barrio, verdad?
Quien había hablado era el dueño del mercado y el carnicero afamado* de la zona.  Y tras un  Si como respuesta, me retiré a toda velocidad Más