La nueva…

¡¡El refrito de un éxito!! (?)

la-nueva.jpg

.

Luego de arduos ensayos con la banda, todo estaba listo. Pues esa noche, daríamos nuestro primer recital remunerado (olalaaaá!!!).

Puntuales y con cara de pócker, ingresamos en aquel cabaret.
Si, así como suena: un cabaret de verdad. Esos lugares donde hay señoritas que danzan y animan la velada, con poca ropa y contorsiones varias.

El local contaba con escasa iluminación, excesivo olor a cigarrillo y una limpieza poco confiable. De todos modos me mantuve callada, era mi primera experiencia como músico en un lugar de estas características -de hecho conocía diversos escenarios-, pero este… superaba todas las expectativas de mi imaginación.
Sin lugar a dudas la noche iba directo para quedar en los anales de las anécdotas inolvidables.

El dueño se presentó y nos llevó hasta el camarín: habitáculo reducido y pretencioso en denominación, que hasta ese momento, había sido el espacio para que las “chicas” se cambiaran sus ropas. Más