Más consejos candorosos…

Lo nuestro terminó…

,

Hoy como no podía ser de otra manera y,  bajo mi inestimable sentido del candor (?), me voy a referir a una  frase -que en el ámbito de amor- suele sonar lapidaria para nuestros oídos y para nuestro corazón:

Lo nuestro terminó.

Escucharla o pronunciarla, nos ubica en un estado emocional deplorable, nos tambalea desde la médula hasta los cabellos. Nuestra sensibilidad llega a su límite y quedamos  desvastados.

Dependiendo de varios factores, como así también de nuestro criterio emocional (?), lograremos sobrellevar este temible momento como se pueda. Sabido es que muchos, tras el fin de una relación caen en depresiones y deben ser medicados. Como así también están los que se proponen reconquistas infructuosas  a punta de pistola… Más

Cosas que pasan…

.

Según me contaron, el episodio fue el siguiente:
El hijo de una conocida, está estudiando música -contrabajo/bajo-, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires,  en donde días atrás, este joven de 18 años, salía de una de sus clases de música y se dirigía a pie a su domicilio, cargando obviamente con su instrumento.

De más está decir que el “contrabajo” o bajo -como se lo conoce habitualmente-, cuenta con dimensiones importantes… o sea, no es todo lo portátil que el músico desearía fuera, a la hora de cargarlo. Más

Plan ahorro…

.

La cuestión es sencilla.
En las fábricas, por ejemplo y en los tiempos que corren -sin distinción de lugar geográfico-, están reestructurándolo todo.
Los entendidos dicen que así debe ser, para que las ganancias sigan existiendo o para que al menos, el dueño de dicha empresa, siga pasando sus vacaciones a bordo de un lujoso yate en compañía de señoritas costosamente bronceadas. Más

La cita…

Historia para armar

.

Se encontraron en el café de siempre, aquel lugar cómplice de tardes eternas, de miradas suaves, de silencios calmos. El lugar al que siempre acudían cuando debían decirse cosas importantes, al que habían apodado con humor  “El neutral”…

Había transcurrido el tiempo y volver a verse,  era el disparador de ansiedades contenidas. Era el momento exacto para canalizar todas las dudas, para dejar de suponer desamores… Tal vez, para recomenzar.

Javier necesitaba volver a llenar sus pupilas de Laura, y Laura moría por volver a oler, escuchar… mirar a Javier. Más

Sintonizando candor…

Diferencias  y similitudes

.

Hace un tiempo, por el canal Encuentro de la señal de cable, se emite un programa llamado “Seis mil millones de otros. Esta  excelente alternativa en el universo de programación televisiva actual.

La propuesta de este proyecto está planteada de forma sencilla: un tema en común para todos los entrevistados. Cada uno expone su parecer al respecto y, les puedo asegurar que el resultado final, es maravilloso. Más

Los buenos vecinos…

.

A nadie escapa una realidad cotidiana: la gente anda alterada.
No vamos a entrar en detalles y analizar si esta situación se debe a cuestiones emocionales o materiales. Pues cualquier conclusión superaría a nuestros inteligentísimos criterios.

Desconocemos si la actualidad global afecta directamente los ánimos o si las pulgas en las mascotas aumenta el escozor humano… Más

8 de marzo…

mi-cara-botticelli-c

En este día de la mujer, simplemente puedo decir, que los 364 días restantes del año…  ¡¡Sigo siendo mujer!!

Y aprovechar para que recordemos  también  a todas aquellas mujeres que pasan cada minuto de sus vidas sufriendo. Por ellas y para ellas,  este texto escrito el 27/7/2007. Más

Los 300…

.

Esta es una oportunidad muy particular, pues debo agradecer… ¡¡vuestra compañía, señores!!

A los que pasan a comentar siempre. A los que visitan cuando pueden…  A los que hace tiempo no vienen y a los que han pasado por aquí sin comentar. Quiero decirles gracias  a todos, pues haber llegado al Post NÚMERO 300, es  también un mérito que les pertenece. Más

Batallas…

.

En estos días vengo librando distintas batallas cotidianas y por distintos flancos…
Marzo siempre me recibe con la sensación de que a partir de este momento, se inicia el año de verdad.
De nada sirven los días de descanso que hayamos podido capturar durante el verano; sencillamente: cuando arranca el baile… hay que bailar. Más