Son los años…

el-y-yo

.

En estos días el cosquilleo de la emoción me viene rondando. No puedo hacerme la distraída, el estómago se me estruja a cada minuto que transcurre.
Miro el calendario y no lo puedo creer… los días pasaron, los meses… los años.

Y aquí me encuentro: armando la mochila con los útiles escolares, para que el próximo lunes 2 de marzo, mi pequeño Candorito inicie su primer día de clases…

Una nueva etapa, nuevas emociones, el inicio de todo un largo camino por delante.

Él, tiene la felicidad dibujada en el rostro y yo no puedo dejar de disimular las lágrimas que me saltan a cada instante…

No hay caso, son los años…

.

.