Entrándole al celuloide…

.

.

No soy una persona que esté capacitada para elaborar un comentario amplio y florido sobre cine. De todos modos intentaré invitarlos a ver un par de buenas películas.

Podríamos decir que a  la hora de elegir un film, hay varios factores a tener en cuenta, por ejemplo:  las películas pochocleras no son recomendables, salvo para aquellos que tienen deseos de perder el tiempo con ellas.
Los filmes románticos resultan interesantes cada tanto  o  para cuando nos dan ganas de andar vestidos de color rosa y,  este detalle para cuando hay público masculino -salvo excepciones-, se limita un poco. Más