Capacidad de sorpresa…

.

Yo creía que ya nada me sorprendía.
De todos modos, la realidad se esfuerza y siempre aparece algo que me deja con la cabeza ladeada, como a los perros, cuando les silbamos finito. Más