Felicidades y precaución…

.

.

Precaución es una palabra que me acompaña desde mis 6 años de edad; ya por entonces,  fui tomando conciencia sobre determinados riesgos…

En aquel tiempo los festejos de noche buena de mi familia se realizaban en donde mi padre trabajaba. Con cena – show y baile (junto a regalos y atenciones), pasábamos las vísperas de navidad junto a muchísimas familias.
Eso si: los menores de 12 años cenaban en un salón aparte, previendo tal vez a los niños inquietos. En ese salón cenaba yo junto a otros infantes. Más