Recta final…

playas

.

Va llegando el tiempo -al menos por estas latitudes-, en el que vamos midiendo lo que resta del año, para luego ir acomodando algunas moderadas y bien merecidas vacaciones.
La temperatura va en aumento, como va en aumento el deseo por alejarnos del lugar de trabajo.
Así también los niños y los jóvenes, desean tomar una prudencial distancia de las escuelas, los exámenes y el calor, pues no son buena combinación.

En las vidrieras ya van apareciendo decorados navideños –¡¡a principios de noviembre ya hay adornos navideños, mon dieu!!!-.
Como así también, vamos viendo con horror los precios de las indumentarias de verano…
Pero todo esto no es más que esa parte de la realidad que año tras año nos viene acompañando irremediable y taxativamente, como una condena o una profecía. Más