Cartas de amor…

Cyrana

.

Mariel era la más bella: así lo habían decretado la mayoría de los varones del grado.
Con tan solo diez años, destacaba por su rostro, sus ojos color miel y su sonrisa complaciente.
Ella supo pedirme -en un recreo- un extraño favor; en realidad así lo consideré, puesto que no formaba parte de su selecto grupo de amigas. Dicho favor consistía en que le escribiera algunas cartas de amor en su nombre, para un chico del grado.
Según ella -cuando le pregunté porque no lo hacía con su puño y letra- adujo que, debido al enamoramiento que padecía, se veía imposibilitada de hacerlo por propia inspiración…
Tras varios elogios poco sinceros y por no soportar su voz chillona insistiendo en el asunto: accedí al pedido.
Las instrucciones eran concretas: las cartas deberían mostrar un inmenso interés por Pablo. Más

¡¡Estás igual!!…

.

A casi todos los mortales de este mundo les ha sucedido lo siguiente: ir caminando por una calle cualquiera, cuando de pronto parado delante, reaparece un viejo conocido.
El personaje encontrado, es de esos que se ha dejado de ver o frecuentar por diversos motivos; y tal vez, el sujeto en cuestión hasta haya merecido haber sido olvidado.
Entonces, en ese instante crucial en el que cara a cara las circunstancias y el presente producen el reencuentro, el primero en romper el silencio saluda y el segundo -luego de responder al saludo- sale con la frase insoslayable, la que a pura sonrisa y como queriendo ser justiciero con la situación, pronuncia a viva voz:
¡¡Estás iguaaaall!! Más

Vení que te estampo…

La creatividá en su máximo nivel.

chebart

.

Anoche, chateando con mi amigo Pablo, recordamos que ambos vivimos en ciudades turísticas argentinas: Mar del Plata y Bariloche, y que además, somos testigos de como muchas personas se instalan en estas ciudades para inventar o realizar su NEGOCIO DE LA TEMPORADA.
Ante esto, no quisimos ser menos y como por una exhalación, tuvimos la idea perfecta: ¡¡Estampemos remeras!!, dijimos a continuación de varios divagues irresolutos.
Claro que ustedes pensarán: estampar remeras no es novedoso. Y obviamente estaremos totalmente de acuerdo, pero el detalle exclusivo de nuestra empresa (?), estará puesto en el excelente algodón de las remeras, sumado a la leyenda ÚNICA y original que se estampará en cada prenda, frase que será creada por nuestros propios cerebros, ¡¡¡brindando pura exclusividattttt!!! Más

Todo vuelve…

.

.

.

El fenómeno del retorno de determinadas estéticas -en formas, colores y estilos de indumentarias-, es la parte de esa realidad recurrente e inevitable que le toca vivir a la humanidad desde el momento exacto en el que a los diseñadores de modas se les empezaron a secar la ideas.
Bajo estandartes tales como los de la CREATIVIDAD, la libertad del DISEÑO y el deseo de hacerse notar, hemos sido testigos de numerosas barrabasadas en torno a este tema.

Es así como con una frecuencia puntual y crucial, cada dos décadas reaparecen todos los detalles “que marcaron tendencia” (?)…  Imaginate… ¡¡importantísimo para el devenir de los tiempos!!!
Y como si de un mandamiento se tratara, ahí salen ellas… uniformadas bajo el color de la temporada. Duritas como rulo de estatua, dentro de prendas que por normativas vigentes en el mundo fashion… ¡¡¡hay que tener o morir!!! Más

Dejando pasar el tiempo…

.

.

Para estos días mi neurona está pidiendo el cambio; sencillamente me está saltando  la térmica seguido.
El cansancio suele causar esos efectos…
Por tal, ponerme sesuda y adentrarme en profundos análisis existenciales, no me llevaría hacia ninguna parte, pues no estoy de ánimos y además… ¡¡¡ni falta que hace!!!

Confieso que por estos días, si algo de tiempo libre me queda y estoy cerca de la compu, intento realizar actividades que no requieran en absoluto de mi pensamiento; pues ya no dispongo de energías…
Decía entonces, ya frente a la pantalla y por cuestiones azarosas, puedo aterrizar en alguna página de Internet, para leer algo o para realizar alguna clase de juego. Tal el caso de una en la que ingresé y en la cual, luego de poner una foto  podemos apreciar -graciosamente- como sale retocada con diversas apariencias. Más

Infancia de ciencia ficción…

.

disney.jpg

.

En mi infancia -cuando aún contaba con inocencia y candor-, tenía algo en claro: no me gustaban las películas de Walt Disney.
Por obra y gracia del calendario, había logrado eludir la época del film Bambi, junto a toda la desgarradora cuestión de su madre asesinada… ¡¡Eso es candor, caramba!! (?).

En esos años la cartelera cinematográfica infantil, se definía de forma simple e imperativa: ¡¡plum!! simplemente te incrustaban las de Disney,  y a otra cosa mariposa; esto sin contar que, los cuentos de hadas adaptados para estas películas, me fastidiaban. Más

Recta final…

playas

.

Va llegando el tiempo -al menos por estas latitudes-, en el que vamos midiendo lo que resta del año, para luego ir acomodando algunas moderadas y bien merecidas vacaciones.
La temperatura va en aumento, como va en aumento el deseo por alejarnos del lugar de trabajo.
Así también los niños y los jóvenes, desean tomar una prudencial distancia de las escuelas, los exámenes y el calor, pues no son buena combinación.

En las vidrieras ya van apareciendo decorados navideños –¡¡a principios de noviembre ya hay adornos navideños, mon dieu!!!-.
Como así también, vamos viendo con horror los precios de las indumentarias de verano…
Pero todo esto no es más que esa parte de la realidad que año tras año nos viene acompañando irremediable y taxativamente, como una condena o una profecía. Más

Coordenadas cartesianas…

¡¡Tragame tierra!!

lugar-1

.

Nuestro planeta cuenta con una vasta extensión de superficie; montones de metros cuadrados a nuestra total disposición. Por tal razón, estar en el momento oportuno en el lugar indicado para cuando -por ejemplo-, cae una bolsa con miles de dólares de un camión de caudales en una esquina delante nuestro -sin que su conductor se entere, obviamente-, sería fantástico ¿verdad?.
Cruzarnos -en alguna otra esquina-  con Brad Pitt o con un afamadísimo productor cinematográfico que se enamora de nuestro perfil y decide contratarnos para su próximo film terriblemente taquillero, sería casi un milagro ¿no es así? Más

Amores que matan…

Allá lejos y hace tiempo

manana-gris1

.

Hace muchos años, mi madre nos contó la siguiente historia.

A finales de la década del cuarenta y antes de radicarse en Mar del Plata, ella solía venir de vacaciones junto a una familia amiga. Se alojaban en un gran chalet a unas cuadras del mar; el dueño de casa -esposo de la amiga de mi madre- acostumbraba diariamente ir a pescar.
Ni bien despuntaba el día, Pedro -así su nombre- preparaba el equipo de pesca y partía hacia una escollera cercana al Club de Pescadores. Esta actividad era su terapia: mirar el mar, pensar acompañado por el sonido de las olas… pescar.
Mi madre describía a Pedro como un hombre callado, taciturno, pero con un humor maravilloso… Más

La condena…

Ficción

.

En un rincón oscuro y solitario de la casa, esperaba, observando sus manos sucias. La penumbra encubría esas manchas que la inculpaban, mientras la angustia danzaba en su garganta.
Sus pensamientos se negaban al triste holocausto de la realidad.
Una sombra de resignación galopaba por su mente… es que luego de todo esto ¿dónde quedaría su esplendor?

La imagen de sus manos manchadas -presentes como estigma carcelero de un futuro de color indefinido- la señalaban sin descanso y sin perdones; sabía que tardarían en estar limpias tanto como tardaría en llegar su valentía. La cobardía la hundía aún más en el rincón solitario en el que estaba.

Ya nada volvería a ser como antes; como en los días en los que el sol brillaba pleno sobre su piel y sus cabellos. El viento ya no estaría acompañando sus pasos por la calle; ya nada sería lo mismo.
No encontraba calma, ni un destino su desasosiego. Todo se derrumbaba ante tamaña desgracia. Más