Yo no fuí…

Y él, creo que tampoco…

.

Con el paso del tiempo, el hombre ha aprendido una serie de acciones tendientes -todas ellas- a salvarle el pellejo. La vida ha debido ser protegida como un bien único y no renovable, entonces ante semejante premisa, el ser humano ha salido al mundo a defender la suya, con uñas y dientes. Más