La osamenta…

Algunas vocaciones…

Cuando estaba en primer grado supieron preguntarme:  ¿qué vas a ser cuando seas grande?, y recuerdo haber respondido:  ¡¡quiero  ser arqueóloga!!
Sin saber bien por qué,  me llevaron a la secretaría de la escuela para hacer unos rompecabezas; es que en aquellos tiempos, los gabinetes psicopedagógicos no estaban de moda (?).

Es evidente que en el tema vocacional, todos somos un inmenso cúmulo de deseos, sueños truncos y caprichos, los cuales durante nuestra infancia y juventud nos alientan a recorrer el camino hacia alguna de esas metas. Más