El gusto por el julepe…

Extraña atracción.

.

Desde que la industria cinematográfica adoptó los argumentos de terror -o de misterio- en sus películas, ciertos fenómenos fueron ganando popularidad.  De todos modos, antes que  el celuloide los enviara a nuestras retinas, lo paranormal y lo sobrenatural ya se dedicaba a erizar los capilares pilosos de las nucas humanas desde hacía largo tiempo. Más

Veo veo…

¿Qué vemos cuando miramos?…

“En la luna” Más

Los sentidos…

Un mundo de sensaciones…

Los humanos a través de los sentidos, percibimos el mundo; son los sensores que nos conectan con el entorno de manera precisa. Ellos se encargan de recibir la señal que será transmitida a nuestro cerebro y desde allí se completará el proceso.

Desde los primeros meses de vida palpamos la realidad a través del tacto, y con todo nuestro cuerpo; incluso el tacto es el nexo por el cual expresamos cariño sin palabras.

Con el olfato y el gusto, nuestros antepasados aprendieron a reconocer el alimento. Por medio de los sabores y olores desagradables seguiremos teniendo la señal de alerta. Esto, debido a lo aprendido, pero también a la herencia genética que aún nos protege. Más

Terapia de grupo…

HOY: trastornos obsesivos compulsivos (TOC)

Suelo recibir -por parte de mi hija mayor- una serie de apodos muy graciosos y significativos.  Debido a que me conoce y a que la adoro, no liga ningún chancletazo.  Uno de estos apodos -que utiliza cuando aflora alguno de mis Trastornos Obsesivos Compulsivos– es el de Mr. Monk (personaje de una serie de TV, detective y terriblemente obsesivo). Él teme a las alturas y los aviones; claustrofóbico; los gérmenes lo paralizan y varias cosas más.

Al igual que él, cuando debo usar un teléfono que han utilizado muchas personas, ¡¡lo hago con un pañuelo!! (evito ir a locutorios y a ciber, por esta razón).
No tolero que se sienten en mi proximidad en un transporte público, habiendo otros asientos disponibles.
Me da asquito si tosen cerca de mí o estornudan.
Cuando llego a mi casa, al entrar, me cambio el calzado, pues imagino la suciedad de las suelas quedándose en las alfombras, al mejor estilo de las propagandas de desinfectantes.
No presto mi peine, ni ropa, ni libros, ni nada… pensarán que es amarretismo, pues no… es por higiene (?).
No me gusta que la gente (particularmente desconocidos), se acerque demasiado para hablarme, invadiendo mi espacio personal*. Más

Las ceremonias cotidianas…

Estoy segura que podríamos denominar como ceremonias cotidianas, a todas las actividades y costumbres que realizamos a diario -que por reiteradas- forman parte de aquello que pareciera ser difícil de eludir.

El  término ceremonia se refiere a la actividad que tiene un significado ritual y que puede ser desarrollada habitualmente o en una ocasión especial (rito: costumbre o ceremonia que siempre se repite de la misma manera).  Entonces –sin remitirnos al significado religioso que podríamos darle- veríamos con cuantas convivimos a diario. Es evidente que algunas van de la mano con pautas sociales; costumbres que hablan de ciertas características de un grupo de personas y hasta  determinadas particularidades étnicas. Más

La edad del pavo…

La primavera y la adolescencia ¡¡bella ensalada!!

Allá lejos y hace tiempo, todos fuimos adolescentes -y salvo raras excepciones- hemos sido parte de la simpática caterva de personajes que conformaban la edad del pavo.
Según el momento, la época, las modas, las realidades familiares y sociales, tuvimos alguna característica que nos hacía únicos y que hoy sigue estando presente en nosotros, como una seña particular.

Si pegáramos una mirada sobre aquel momento, alguna sonrisa se pintaría espontánea en nuestro rostro, pues esta etapa de la vida está teñida de anécdotas y vivencias para ser recordadas. Experiencias que han hecho de nosotros, quienes hoy somos. Más

El improperio…

Y cómo salir airosos de ellos…

Nosotros, humildes mortales, en diversas oportunidades hemos sido tentados a reaccionar con algún insulto o frase demoledora; dichas palabras, las hemos vertido en particulares situaciones de nuestra vida, esas que nos sacan de las casillas.

Obviamente a quienes como yo, no les interesa sumergirse en el lodo de la insalubridad verbal (?), esa que suelen tener los inadaptados sociales de siempre; esos primates desterrados del mundo que solo saben insultar gratuitamente; manga de subhumanos irrespetuosos… Esas amebas irresponsables que transitan… disculpen, me distraje. Como decía, nosotros los humanos pensantes y modositos (?), deberíamos tener en cuenta como tomar una sana distancia del improperio recibido (y del impropiador),  pues el nefasto agresor puede sumergirnos en las broncas más fieras que habitan en lo más profundo de los infiernos de nuestra inconsciencia y, podríamos llegar a proferir injurias y palabrerías terriblemente insospechadas para nuestro nivel intelectual (?)… Más

Confesión…

¿Romántica yo?…

Luego de haber dado algún que otro consejo para “la mujer feliz I y II” (link y link) y para “el hombre feliz” (link), muchos me han preguntado, ¿vos no soñaste con estar enamorada y vivir feliz junto al hombre de tu vida?…

Pues les digo, que si creen que soy una marsopa de otra galaxia y que por fallas en la ley de gravedad y de la capa de ozono (?), vine a dar de traste a este planeta inesperadamente, negándome a disfrutar del amor… les digo: ¡¡¡no, no es así señores!!! Más

El misterio del placard…

Para post de  fin de semana… ¡¡es demasiado!!

A ver. Si me pusiera a revisar sus guardaropas, ¿qué encontraría?
A las polillas no las contaremos. Pero me gustaría ver que colores predominan o cuales son los estilos elegidos a la hora de cubrir la desnudez.
Por pura curiosidad, hoy les propongo que me cuenten, cuales son las prendas que habitan dentro de sus placares, roperos, vestidores… ¡¡¡desnuden la intimidad de sus vestuarios!!!
¡¡Vamos, no es tan terrible!!… también pueden hablar de esa remera rotosa que cuelga del cajón de arriba; o de los jeans estropeadísimos que se niegan a tirar a la basura; o de ese vestido que solo han usado una vez y odian con todas sus fuerzas. Más

Vamos de paseo…

Un lugar…. unas fotos

Hasta hace poco tiempo, tuve el fragmento de esta foto en la “cabecera” del blog, como se ve aquí abajo.

La había elegido de Internet porque me gustaba el paisaje.
Para cuando estuvo como cabecera del blog, me llegó el siguiente comentario por parte de Lirium (del blogEl delirio del Lirium): “la foto que has puesto me recuerda el paisaje que veo cuando voy a trabajar”. Más

Perfiles…

El optimista.

Un conocido solía decir -y siempre con una sonrisa- que nada era tan terrible como parecía.

Este amigo, nunca llegó a tener puntería para acertarle a los negocios. Cuando una propuesta le parecía ideal, se adentraba en ella sin considerar ningún inconveniente.
Arriesgó y perdió mucho dinero, pero siempre salía indemne de estas situaciones y con sus ánimos siempre en positivo… pues contaba con una cualidad que destacaba: su sentido del humor y su optimismo. Más

Consejos útiles para la mujer feliz ll…

HOY: Lo nuestro terminó.

Hay un momento en la vida de toda mujer que suele ser doloroso y temido. No me refiero al dolor de ovarios, a la aparición de la celulitis o cuando llega la cuenta del teléfono, no. Estoy hablando del momento de afrontar el fin de una relación.

Junto a toneladas de pañuelos descartables y cansando con la llantina a todas las amigas y seres cercanos, la nueva desdichada esparcirá sus mocos, sus suspiros, su desazón, su espalda encorbada y las escasas ganas de vivir por todos los lugares por donde ande. ¿Y por qué sufre?, porque cometió un gran error. Ella había edificado, planificado, justificado y armado TODA SU VIDA en torno a un hombre que, a la primera de cambio, ya estaba subido en SUS propios planes.
¿Vamos a tildar al susodicho de desalmado, de pelandrún o de basura por esto?… Queridas doncellas aladas… no podríamos, él hizo lo que toda mujer debería hacer: pensar en si misma. Más

Figura y fondo…

Ser o no ser…

Es inevitable: al momento de un encuentro de índole laboral o social, intentaremos lucir bien. Cuidaremos nuestra imagen para que sea condescendiente con la situación, teniendo presente determinadas actitudes: sonreír, la postura corporal, una mirada atenta y saludable… Simplemente, para que los demás se lleven una buena impresión de nosotros. Más

¡¡Más vale tarde que nunca!!…

Agradecimientos por todo el reconocimiento y el cariño que saben dar en los premios otorgados…

¡¡¡MILLONES DE GRACIAS!!!

Este post es para que vean lo colgada que soy con esto de los premios, pues no los agradezco cuando corresponde.

¡¡¡Soy digna de no ser premiada!!! jajaaaaaaaaaaaaaaa. Más

Consejos útiles para el hombre feliz…

HOY: Las mujeres

Si, mis queridos mozalbetes, les ha llegado el turno. Así como tuvimos la oportunidad de deleitarnos (?) con los consejos para las damas (link), ahora compartiremos algunas cuestiones básicas y puntuales que lograrán que un sinnúmero de conflictos dejen de existir en sus vidas…

Sepan adorados, que las damas -salvo raras excepciones- han sido gestadas, criadas y educadas para estar en pareja. Además, los anhelos de muchas se limitan a llegar hasta el altar para desposar a quien les solvente el resto de sus vidas y punto. Más

Mejorando la información…

Desde hace algún tiempo ya no miro noticieros ni canales de información. Es posible también que crean que vivo desinformada… No, no vivo en un termo perdido en una isla, soy consciente de mi entorno y estoy al tanto de la realidad, de manera sencilla: viviéndola.

Supe -en un tiempo no muy lejano- discutir con el televisor (suena desquiciado, lo se); por entonces sentía que mentían todos los que debían informarme. Mi estado de desconfianza y discusiones retóricas frente a la pantalla terminaron cuando mi hija mayor (CandoritA) -con sus cuatro añitos- se acercó y me dijo:
“- Mami… ¿para que mirás eso, si te hace enojar?Más