Dame fuego…

Algo muy extraño…

Muchos no me creen, suponen que estoy ocultando algún dato. Nada me sirve para demostrar la veracidad de mis dichos. Frecuentemente se limitan a preguntar:
-¿Cómo hiciste?, ¿tomaste algo?, ¿te pusiste un parche?… ¿fuiste a un médico?- Y si, buscan razones válidas para entender.
¿Cómo puedo explicar algo a lo que tampoco le encuentro explicación? Tal vez, científicamente exista una respuesta, pero aún no la he ido a buscar…

Todo comenzó un buen día, cuando intenté encender un cigarrillo. Abruptamente descubrí que ese sabor me resultaba desagradable… me asqueaba. Suponiendo que se trataba de “ESE” cigarrillo en particular, inmediatamente prendí otro y, al intentar fumarlo… ¡¡no pude hacerlo!!, mi cuerpo se revelaba a mi deseo. Más