Dame fuego…

Algo muy extraño…

Muchos no me creen, suponen que estoy ocultando algún dato. Nada me sirve para demostrar la veracidad de mis dichos. Frecuentemente se limitan a preguntar:
-¿Cómo hiciste?, ¿tomaste algo?, ¿te pusiste un parche?… ¿fuiste a un médico?- Y si, buscan razones válidas para entender.
¿Cómo puedo explicar algo a lo que tampoco le encuentro explicación? Tal vez, científicamente exista una respuesta, pero aún no la he ido a buscar…

Todo comenzó un buen día, cuando intenté encender un cigarrillo. Abruptamente descubrí que ese sabor me resultaba desagradable… me asqueaba. Suponiendo que se trataba de “ESE” cigarrillo en particular, inmediatamente prendí otro y, al intentar fumarlo… ¡¡no pude hacerlo!!, mi cuerpo se revelaba a mi deseo. Más

Los Códigos de la moral…

¡¡¡Pero que atrevida!!!

Ayer en el blog “La cueva de Susana” me encontré con un magnífico post sobre la actriz y dramaturga estadounidense Mae West. Esta mujer se permitió desplegar su encanto, pero además debió luchar contra la pacatería de su época. La cual se veía reflejada en el “El Codigo Hays”…

Este código de producción cinematográfico, determinaba con una serie de reglas restrictivas, lo que se podía ver en pantalla, particularmente en las producciones norteamericanas. Describía lo que era considerado moralmente aceptable. Fue escrito por uno de los líderes del Partido Republicano de la época, Will H. Hays y se aplicó desde 1934 hasta que se abandonó en 1967. Este código constituyó un sistema por el cual la mayoría de las películas extranjeras o independientes fueron prohibidas. Más

El futuro en nuestras manos…

Ayer tuve una maravillosa idea: invitar a un ex compañero del “Jardín” de mi hijo, para que viniera a casa. A este niño lo recordábamos amable, simpático, inteligente y siempre dispuesto a jugar sin conflictos.
Hoy, no salimos de la sorpresa por lo vivido. Aún resuenan en nuestros oídos los gritos, caprichos y berrinches. Aún quedan en nuestras pupilas sus expresiones y actitudes desafiantes. Aún permanece en mi sistema nervioso el reflejo de enchufarle un flor de patadón…
Nada de lo que existe dentro de mi casa -mobiliario y cuadros incluidos- quedó en su lugar original.
Las plantas del jardín y los maceteros del patio, pidieron ser enviados a Irak para mayor tranquilidad. La habitación de mi hijo deberá ser reciclada a nuevo, junto con la cocina, el baño, el living y el quincho. ¡¡¡Ahhh y me olvidaba del detalle: el niño vino con su MAMÁ y su hermanito de un año y medio!!!… Más

La fama cuesta…

Desde que existe el cine, muchos han soñado con ser estrellas del celuloide. Otros, con el deporte, han intentado alcanzar la cúspide.
Sucede que desde tiempos remotos los sueños de fama y reconocimiento son parte de una fantasía posible ¿verdad?.

Cuando apareció el rock sobre la faz de la tierra, sus destellos encandilaron a infinidad de jóvenes. A muchos simplemente los deslumbró la posibilidad de ser “famosos” y a otros, les interesó el estilo musical y su mensaje.

Es sabido: la fama de los rockeros es muy particular. Los seguidores y detractores los imaginan como a seres repletos de dinero, mujeres, fama y fiestas sexuales… Más

Hagamos catarsis…

Lo he dicho: ya no voy por el mundo con mis puños apretados clamando justicia ni equidad. Ni mi talante es lo aguerrido y enérgico que supo ser. Tampoco paseo mi sonrisa como publicidad de dentífrico todo el tiempo. Sucede que llevar adelante ciertos comportamientos, requieren de una energía que ya no tengo o no estoy dispuesta a invertir…
Pero hay días… ¡¡Pero hay díasss, señores!!, en los que espada en mano ¡¡saldría a decapitar giles!!… ¿Qué cuales giles?, yo les voy a decir cuales.

Estamos durmiendo -es muy tarde o muy temprano- de repente ¡¡suena el teléfono!! Después del sobresalto, atendemos y comprobamos que es… ¡¡equivocadooo!!
¿No te gustaría teletransportarte hasta el lugar donde está “el despistado” y maltratarlo por un rato? Más

Cambio de hábitos…

Digan la verdad: ya no somos los mismos de hace unos años.
Reconozcamos que los antiguos comportamientos y actitudes han dado paso a un nuevo temperamento. Con ánimos aplacados y con criterios adultos, la vida ya no corre por los mismos carriles que otrora…
Bien, ¿quien empieza con el raconto?, está bien, está bien… empiezo yo.

– Yo era una mujer que durante el 95% del tiempo tenía voluntad para todo. El 5% restante lo utilizaba para organizar nuevas actividades…
HOY: tengo menos voluntad que una momia. Y permanezco adormilada durante el 95% del tiempo, mientras que el 5% restante, lo dedico a organizar alguna siesta… Más

Una risa…

Soy una persona de risa fácil. Cabe aclarar, que mis carcajadas son una especie de estertores gallináceos que se escuchan desde distancias importantes, incluso, desde otras ciudades…
Cuando exteriorizo mi alegría, no me importan los prejuicios ni los decibeles: me río con ganas. Me gusta hacerlo. Es una terapia que me hace bien… Más

El lector…

Al ver a mi hijo recorrer con fruición todas las palabras que se cruzan por su camino, puedo recordar el tiempo en el que surgió mi interés por la lectura.
Hoy, este enano apasionado, consigue explorar su entorno, con cada mirada , encontrando letras, palabras y frases que relatan una nueva realidad. Jugando ha logrado leer de manera admirable. Lo hace con una frescura que me fascina. Entona las letras y descubre los acentos y diptongos como si maravillosos misterios fueran desentrañados. Ningún papel escrito, escapa de sus manos. Ninguna frase, sigla o idioma se salva de sus intentos interpretativos y precoces. Lee sus cuentos atesorados y tantas veces escuchados por voces familiares. Cuando lo hace, lo observo recorrer el nuevo camino con amorosa pasión materna: ¡¡es divertido y fascinante!! Me abstraigo mirando su ceño fruncido por la atención en la que se sumerge, rodeado de los sonidos que pronuncia. Más

Febriles delirios…

Igual que cuando todo lo bueno termina, la salud es un bien al que le reconocemos sus beneficios cuando está ausente.
En la actualidad no solo la tecnología ha avanzado, las gripes también y ya no son lo que eran.
Con la velocidad de la luz y en cuestión de minutos podemos pasar de la completa salud a la peor calamidad febril, en un abrir y cerrar de ojos…
Sin ir más lejos, ayer por la mañana entraba a la oficina bailando como Ginger Rogers (¡¡¡antiqueté!!!), y por la tarde me sentía como si una secta diabólica me hubiera elegido para un sacrificio…
Desconozco si esa es la normalidad de una gripe actual, pero hace un tiempo no muy lejano, esta peste era una sencilla combinación de mocos y fiebre, que nos dejaban aproximadamente una semana tumbados en una cama, ensuciando pañuelos.
Ya nada es como era, todo ha cambiado. La gripe no podía ser la excepción. Ella también se actualizó… ¡¡se modernizoooó!!… Más

Mundo blog…

…haciendo historia.

Weblog, Blog, Bitácoras…

La historia de los blogs se inicia en los años noventa, con el nombre de “weblob“, término acuñado por Jorn Barger, quien a fines del ’97 los describió como “el proceso de escribir en la red”. La forma corta, “blog“, fue creada por Peter Merholz, quien dividió el término weblog en la frase “we blog” en 1999. A partir de entonces se adoptó tanto como nombre y verbo (“bloguear”: editar el blog o comentar en un blog). En la actualidad, cuentan con la mayor cantidad de participantes en la historia de Internet.

Dice el Alberto Morales Moreno:
“¿El secreto de su éxito? Una mezcla de sencillez -gratuidad no sólo de expresión, alojarlos en los servidores habituales no cuesta dinero- y cierto exhibicionismo inherente a la condición humana. Algo más de diez años de existencia han bastado para que se conviertan en la gran revolución de la comunicación del siglo XXI. En 1994, Justin Hall, solitario estudiante de la Universidad de Swarthmore, comenzó a anotar sus impresiones en el que se considera el primer weblog de la historia.” Más

Colecta anual: Traigan candor…

El candor no abunda, así son estos tiempos. Podríamos también adjudicar esta situación, a la mirada de quien analiza la realidad circundante de manera subjetiva… (?).
Por cuestiones marketineras, el candor no tiene prensa. Los comerciales que utilizan bebés sonrientes, lo hacen para vender pañales. Y si la imagen que vemos es de un simpático anciano, es para aumentar las ventas de analgésicos o de “Corega”. No pidan mucho más. Lo sabemos, eso no es realmente candor… Más

El profesor de música…

En épocas de estudiante de música -hace siglos- tuve la suerte de conocer a un maestro maravilloso, que con particular encanto, lograba incitarnos a encontrar la sensibilidad necesaria, poniéndonos a distancia de libros y teorías. Recuerdo que en oportunidad de asistir a una de sus clases, fui testigo de una lección especial.
Un alumno debía reconocer y diferenciar tonos mayores y menores, solo escuchándolos. Luego de varios intentos fallidos, el profesor lo observó y le dijo: -Escuche m’ijito… ¡¡¡ESCUCHE Y SIENTA!!!
La nebulosa seguía instalada en el joven, mientras el profesor seguía paseando sus dedos por el teclado de un piano solapado que le “cantaba” las respuestas. Nuevamente, sin dejar de tocar le requirió: -¡¡¡Digamé lo que siente!!!- mientras sonaban acordes tristes. Pasados unos segundos, con la cara iluminada el discípulo gritó: ¡¡TRISTEZA!! Más

El tren de los sueños…

¡¡Vení que te autoayudo metafóricamente!!

Por esas cosas de la vida y del destino, sabemos que siempre existieron personas que “han perdido el tren“… Varios preguntarán cual tren, ¿verdad? Pues bien, hoy hablaremos del “tren” como “oportunidad” (¡¡cuánta metáfora!!).
Las oportunidades danzan cerca nuestro continuamente, entonces seamos conscientes de su existencia… ¡¡aprendamos a verlas!!
A lo largo de la vida -y en numerosas oportunidades- he sido una de las que se ha trepado a los “trenes” equivocados. Vi como se alejaban muchos que podría haber aprovechado. Y también quedé sentada en una estación ¡¡sin que pasara uno jamás!! Siendo la suerte tan variable, entonces deberíamos aprovechar TODAS las oportunidades que se nos presenten, hasta lograr discriminar cuales son las apropiadas y cuales no, sin temor a equivocarnos. Tal vez de este modo, lograríamos aprender. Más

Saquen una hoja…

TEMA 1 – TEMA 2 – TEMA 1 – TEMA 2

Este blog, como muchos de ustedes sabrán, está pensado (?) para que todos participen. En los inicios, vuestros comentarios permitieron dar curso abierto a lo tratado con posterioridad en cada post. Desde temas de actualidad, pasando por mi visión respecto de algunas emociones y hasta conseguir destaparme, publicando alguna ficción (a modo de ensayo desvergonzado). Todo esto, increíblemente (¡¡cosa’e mandinga!!!), se desprendió de mi esmerada pluma (?). Contando anécdotas, vivencias cotidianas, puntos de vista… así este blog, logró contar con sus filosos e ingeniosos comentarios, pero… Más

En la luna…

…o el candor de la ERA espacial.

Allá por el año 1969 y en el mes de julio, la televisión anunciaba un acontecimiento que marcaría uno de los grandes hitos en la historia. El mismo haría posible que la población mundial alzara su mirada al cielo y dijera: ¡¡hemos llegado a la luna!!
Por entonces yo era una niña. Dedicaba mi tiempo a jugar y a contemplar la naturaleza, como correspondía a una cría de mi edad. Pero aquel día, mi padre nos llamó sorprendido: -¡¡Vengan a ver!!… transmiten a los astronautas ¡¡pisando la luna!!
¡¡A la pipetuá!! Supuestamente, ser espectadores de la Misión Apollo XI nos garantizaba estar en los anaqueles de gloria, en la historia de la humanidad (?), por lo tanto, una transmisión de esa magnitud ¡¡no podía ser despreciada!! Así, la luna y sus visitantes, plantificaron a millones de humanos frente a la pantalla. Más