El túnel del tiempo…

La música siempre ha sido mi puente hacia la imaginación y la creatividad. Gracias a ella logré -entre otras cosas- realizar diversos viajes imaginarios a bellos lugares del planeta; incluso pude trasladarme en el tiempo (particularmente al período Barroco. Wikipedia).
De niña, este juego era uno de mis preferidos, pues me permitía transportar ¡¡¡como si se tratara de un túnel del tiempo!!!
El vestuario, los aromas y hasta las voces lograban alcanzar tanto realismo, que podía sentirme la coreógrafa y vestuarista de momentos de un pasado casi palpable. Estas situaciones, indistintamente, podían transcurrir en Alemania (tal vez por Bach) o en Italia (por Vivaldi), ya que la música también les daba un destino en el mapa. Pero a pesar de Bach, siempre tuve “un lugar preferido”, al cual viajaba con frecuencia: ese lugar era Escocia. Mi derroche de imaginación nunca supo la razón por la cual debió trasladarse una y otra vez hasta allí: pero así sucedía. Más