Suceptible…

Lo confieso, hasta que conocí algunas particularidades de los pulpos, le entraba con gusto a la paella o a los platos con mariscos. Hasta entonces no tenía demasiados pruritos. Pero ahora, todo ha cambiado…

Debido a mi inquieta personalidad, siempre estoy curioseando material de divulgación científica, es por ello que vez pasada estuve mirando un documental sobre los pulpos. De este modo me enteré que existen más de trescientas especies de ellos y que son sumamente tímidos; que deben ser muy cautos, ya que forman parte de la dieta de otros habitantes del fondo del mar y por tal razón durante el día permanecen “guardados”, mientras que por las noches salen para alimentarse. Más