Cuestión de estudios…

Vez pasada, en oportunidad en que llevaba a mi hijo menor (Candorito) a una consulta con su pediatra y mientras caminábamos por un pasillo de la clínica, le comenté:
-… en aquel consultorio, es donde me hicieron un estudio para confirmar que todo estuviera bien mientras estabas “en mi panza”…
El comentario produjo en el niño un súbito interés, ansioso demandó detalles de la práctica realizada en aquel momento. Con palabras sencillas le relaté la experiencia, mientras él escuchaba con suma atención.
Me referí a la ecografía y que la misma había servido para conocer el estado de su salud y su normal crecimiento en mi vientre; pero que además y lo más gracioso se debía a lo ocurrido con la doctora de entonces, pues ella había insistido en decirnos cual era “el sexo del bebé” y que mientras observaba la pantalla afirmaba que se trataba de ¡¡¡una MUJERCITA!!! A lo que le respondimos al unísono que ¡¡eso era imposible, pues nosotros estábamos seguros que nuestro bebé sería un VARÓN!!!… De todas maneras, la médica convencida decía ¡¡que lo “podía asegurar”!!… Más