Adrenalina…

el-gran-salto.jpg

Tengo gran respeto por las personas que ponen a prueba sus reflejos; gente intrépida en porcentajes siderales que arriesgan alma, corazón y vida en actividades, que en lo personal, no haría ni en sueños.
Humanos entrenados (o no tanto), que salen a trepar por laderas de montañas; o que se arrojan alegremente desde enormes alturas con sogas que les sujetan la anatomía. Tanto como los que conducen autos a grandes velocidades en competiciones intrincadas y, así la lista de los que gustan de las emociones fuertes se ampliaría. Ya lo dije, no pertenezco a ese grupo de seres vivos. No recurro a exponer el cuerpo de manera directa al vacío para ver que tan fuerte es esa sensación. Más