La venganza…

tu-recuerdo.jpg

De haber sabido que permanecerías más tiempo en mi memoria que en aquella realidad que nos contuvo, no hubiera aceptado estar entre tus brazos.
Hoy, fortalecidas mis defensas, enaltecida mi autoestima, robustecido mi amor propio: tampoco logro alejar tu mirada de mi mente. Ningún esfuerzo alcanza, nada de lo que haga o piense es suficiente. Ahí estás, esperando que el tiempo desdibuje tus palabras, que barra esta ironía del destino. Más