Viejos son los trapos…

ancianos2.jpg

En la adolescencia nada impedía una salida. Por entonces ni la fiebre cancelaba el disfrute: “había cuerda para rato”. Con el paso del tiempo, las ocupaciones y obligaciones fueron tomando otra dimensión en lo cotidiano. El desgaste generado por el trabajo y la responsabilidad familiar sumados a la falta de descanso, han significado algunos cambios en nuestra vida social “adulta”. Más