Descubriéndome…

… en un 12 de octubre

descubriendome.jpg

Buscando el oro y el dominio, montaron en sus barquitos y se vinieron.
La historia de una raza que sometería a congéneres; a puro derramamiento de sangre y muerte. La complementación de desigualdades que sobreviven aún; bajo mantos de somnolencias y opresión; de silencios que datan de entonces (con más sangre y muerte en su haber).
Este confín del mundo, fue la ruta del Oro; lugar en el que también quedaron desparramados sus ilustres huesos, de apellidos castizos. Los despojos de esos que, esperaban brillar como el sol, por la riqueza adquirida, robada, arrebata. Ese oro, ese que les seguiría iluminando el gran camino a los siguientes: el de mayor ambición aún, y simplemente… para seguir aniquilando. La desmesura de todo aquello y la ausencia de una mínima cordura (?), devino en un genocidio en nombre de: el respeto, amor y el temor a Dios!!; además, claro, de las necesidades ambicionales (?) de los monarcas de turno. El oro, era el metal de Dios… No lo olvideis!!! Más