Destino…

… “walking after you”

walking-after-you.jpg

Y resulta que un día te levantás, y descubrís que un grano ocupa el 180% de tu cara; pero por la tarde te enterás que te has ganado en un sorteo, un Plasma de 500 mil pulgadas…
Otro día, te despertás pensando en si te tirás por la ventana (escapan de este ejemplo los que viven en planta baja), y por la noche te llaman por teléfono ofreciéndote un laburo espectacular…
O mientras destripás el despertador abnegado y rompe quinotos con certeros martillazos, vas elucubrando como degollar a tu jefe; pero para cuando anda finalizando la jornada te sentís en equilibrio con el cosmos y con deseos de unirte a un grupo pacifista, simplemente por que tu jefe se fue de vacaciones extensas…
Otras veces mientras desayunás, planeás en realizarte como el humano más mejor que pudiera existir sobre este planeta; pero para cuando llegó la hora de la merienda ya estás sacándole filo a un hacha para salir a cortarles el marote a cuanto ser vivo se te cruce…
Y si, así son los días de los humanos por estos tiempos, no es fácil existir che. Mantener un centro significa equilibrio, paciencia, constancia… y varios ingredientes más que no son fáciles de lograr y no se compran en el polirrubro. Más