Acercándome a la ciencia ficción…

…y a la refrigeración.

disney.jpg

Si en mi infancia alguien me hubiera convencido de pasar muchos años congelada en alguna heladera (frezzer no, no existían aún), con el propósito de despertarme muchos años después; mon dieu, ¡¡que confusión!!!!

Las películas de Walt Disney en aquellos años de inocencia, no eran de mi gusto cinematográfico. Por obra y gracia de mis padres y el calendario, eludí con suerte la época de “Bambi” y su madre asesinada. ¡¡Cuánto candor Don Disney!!. Los cines que programaban infantiles, ¡¡plum!!, te enchufaban “las de Disney”. Las figuritas con brillantina. Le escapaba al estilo “brillitos” (lástima, tal vez hoy sería una mujer con glamour!!). Los cuentos de hadas adaptados para las películas (según criterios del señor antes nombrado), me molestaban. Pero algo referido a él sí llamó mi atención: Disney había muerto hacía unos años y lo habían “congelado” (ahhh!!!), el dato me resultó fascinante. Más