Estable y compensada…

O como volar además…en silla de ruedas

quirofano.jpg

Tendida en la camilla esperé por lo desconocido. Era como un viaje al espacio sin haber hecho el curso para astronauta. Un diagnóstico rápido y puntual, había determinado una cirugía idem. No entendía mucho, simplemente que quien quitaría aquel tumor sería una eminencia, respetado por colegas y demás. Me ingresaron al quirófano, todo parecía… una nave espacial. Aparatos con ruiditos, gente vestida de distintos colores; blanco, verde, azulino. Me rodearon para empezar a hacer lo que debían hacer. Guardo como un recuerdo particular (además del temor gigantesco), la música. Más