La insoportable levedad del ser…

O la “Eterna insoportabilidad de las moscas…”

moscas-ii.jpg

Quiso el destino que descubriera algunas particularidades de ciertas especies de moscas, mediante una sencilla experiencia : sufrir una intoxicación severa en el intento de eliminarlas…

Desde hacía unas semanas, largas e interminables por cierto, mi cocina venía siendo visitada e invadida por una clase de “mosquita” pequeñita, grisecita, insufrible…una basurita realmente. Mi triste humanidad se limitaba a espantarlas o eliminarlarlas individualmente a la vieja usanza (Green Peace, pido sinceras disculpas!!!): palmeta, trapo, rollo de diario…en fin. Ya entrando en la impaciencia, modifiqué el rumbo de los hechos; compré un insecticida. El mismo prometía eliminación instantánea y mantener una barrera de protección casi por siglos; la eternidad sin moscas, maravilloso!!!

Pero, “puede faiar” dijo Tu Sam, o tal vez… Debido a la realidad en la que vivo aconteció lo siguiente: el padre de mi hijo menor vino a buscarlo en compañía de su madre (mi ex suegra). Ellos pensaron en “ayudarme” con el fenómeno de las “moscas insistentes”, es que “soy una pobre mujer trabajadora”, que no tiene tiempo para “insectos”… Pues bien, en una magnánima obra de colaboración para mi subsistencia sin estos bichos; arrojaron el insecticida por los aires de la cocina y el living, y se fueron. Esto no nos parecería extraño si no fuera por un pequeñísimo detalle: yo llegué a los dos minutos de la intensa fumigada solidaria.

Cansada como suelo llegar del trabajo y encontrándome en estos momentos de mi vida con un par de cositas que pilotear, no reparé lo suficiente en… el olor “del mata moscas”. Me preparé y tomé un té con una tostada, todo bajo el efluvio de los gases mortiferos (para moscas, claro!!) y me fuí a dormir una candorosa siestita. Pues no tan candorosa, aquel supuesto descanso se fue tornando en película de terror con los infaltables matices torturantes. Desde palpitaciones, que las fuí justificando por mis últimos días de ansiedad. Dolor de cabeza intenso, “debo ir al oculista y cambiar los lentes”. Náuseas y ganas de vomitar, (no y no, embarazada, noooo, me cuidé!!!!, )…”el hígado seguro”. Dolor intenso en la boca del estómago; “son los nervios…muchos nervios ultimamente”. Sudoración y escalofríos; “que clima este!!!” Admitiendo ciertas realidades aunque las negara, (“no, no y no; no soy negadora!!!”), e intentanto restar importancia a malestares que minuto a minuto se iban transformando en una insoportable y triste realidad: tenía una intoxicación.

Pasaron las horas, todo se agravaba, sola en casa, ¡¡protagonista de película de terror!! Era en esos momentos el personaje de aquel cuento de Horacio Quiroga, “A la deriva”. Me sentía tan mal que temí lo peor. No llamé a médico alguno, se compliba el asunto de abrirles la puerta de abajo…vivo en el 9º…ufa. Pasé una de las peores noches que recuerde. Algunos amigos y conocidos me daban aliento por celular, ayudó bastante. ¿Porqué no estaban ahí conmigo?; sencillo, entre otras cosas porque viven a muchos kilómetros de distancia.

Lentamente y pasada la noche me fuí recuperando; debía hacerlo. Reencontré algo de calma física para poder cumplir con el trabajo y trámites impostergables; de esta forma, trancurrida la mañana, estaba peor. Completamente deshecha y agotada, luego de horas de terror y malestar; volví a casa. En mi cabeza rodaban varias ideas, las de adoptar arañas ad honorem o un par de amables sapos que me liberen de la pesadilla de la “mosquita”. Luego de entrar en casa, fuí hasta la cocina para poner agua para un té, (el mate aún era recomendable…) olfatee el aire: LIBRE DE INSECTICIDA. Ya no correría riesgos con mi vida por ello. Lo lamentable, hasta que la pava silbó su hervor, fué observar como las mosquistas me miraban…tan vivas, tan pletoricas de existencia. Algunos pares de ellas me junaban mientras se sometían a la encumbrada tarea de reproducirse. Las imagino hasta burlándose de mi fragilidad humana. Me avergonzé. Me fuí a dormir, esta vez sí, una siestita candorosa, en la que tal vez soñaría con ir a cenar a la Casita Yale…

Anuncios

14 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Bender
    Feb 24, 2007 @ 15:56:06

    Fumar Raid puede ser perjudicial para su salud. Lo más divertido es que no llamaste médico porque estabas demasiado enferma. jajaja

    Mientras algunos conocidos te daban aliento por celular a la distancia, vos dabas indicaciones sobre como querías que fuera tu lápida. Siempre tan precavida.

  2. alejandra
    Feb 24, 2007 @ 17:42:34

    BENDER: tomar precauciones es una de mis grandes virtudes…!!! (aunque a veces también tomo Raid !!!)

  3. andy
    Feb 26, 2007 @ 03:20:18

    nena si queres cuando vengas a visitarme te podes llevar un par de sapos bien gordos, que aca, arañas y sapos, hay a rolete jajajajajaj!
    besos
    Andy

  4. alejandra
    Feb 26, 2007 @ 03:23:44

    ANDY: si, segura? y no hay moscas.???, No se, ¿cómo quedarán los sapos en la mochila?

  5. andy
    Feb 26, 2007 @ 03:26:25

    no te preocupè marta lo ponemo en una caja nena,y en cuanto a moscas hay miles,tantas como sapos pero podemos compartirte un par de sapos y unpar de arañas,somo amiga nena!!
    bye che
    andy

  6. andy
    Feb 26, 2007 @ 03:27:08

    OTRA COSA: TODO SEA PORQUE NO TE INTOXIQUES MAS CHE! HAY QUE SER MAS ECOLOGICO VISTE,JAJAJAJAJA!

  7. alejandra
    Feb 26, 2007 @ 03:29:56

    ANDY: bien ahí, ¿tenés pala ancha, pico (mucha roca, viste), y una tela negra?…De paso…hacemo un pack, hacemo!!! (En lugar de traerme lo sapo, lo usamo allá!!!!)
    Ah, y llevo el Raid, para hacer unos tecitos!!! Después te paso la lista de invitados…no te olvides de llamarlos!!!!

  8. andy
    Feb 26, 2007 @ 03:35:25

    Juaaaaaaaaaaaa por suerte serían no más de un par los invitados a dicho festin, y no te preocupes, tengo todo y lo que falte lo voy consiguiendo, total todavía tenemos un poco de tiempo más para peparar todo, acá tenés una amiga para lo que nesecités che! Contá con eso!
    jajajajaja! 😉
    Andy

  9. alejandra
    Feb 26, 2007 @ 03:40:10

    ANDY: acordate del cloroformo y la camionetita, plis!!!!.
    Me gustaron las fotos que me mandaste de los lugares, ideales!!!…bonitos para pasar el día, y bien alejados…perfectos!! (¿Seguro que no pasará nadie, no?, ¿la cana por allá que onda?)

  10. andy
    Feb 26, 2007 @ 03:47:58

    Vos quedate tranqui que todo saldra perfecto!!! Fumá nomás nena!! jajajajaj!!! Fumá y mirá los ovnis, lo demas esta todo bajo control! jajajaja

  11. alejandra
    Feb 26, 2007 @ 03:53:47

    ANDY: ninguna duda.

  12. Bender
    Feb 26, 2007 @ 13:41:21

    Acabo de hacer un ínfimo aporte a la causa…

  13. alejandra
    Feb 26, 2007 @ 18:46:24

    BENDER: Por el invaluable, agradecida como siempre!!

  14. luciano de buenas
    Jun 29, 2009 @ 03:28:48

    buenas buenas buenas, es curioso y comico . entre aca y solo me dediqué a leer el relato que por cierto me facino …a lo que continué por leer la guerrilla de comentarios , suponiendo que alejandra escribiste esta obra de arte digna de un aplauso ,quiero felicitarte y pedirte que me agregues lucianob87@hotmail.com me gustaria conocerte 😉 , en cuanto a “Andy” me hiciste reir muchisimo con esto de “Fumá y mirá los ovnis, lo demas esta todo bajo control!” que de alguna manera me toco el corazon , sin importar a quien se refiera , la frace me mato de la riza y solo sin analizar demaciado todo un multiconcepto filosofico en tu espontanea accion de escribir.

    en fin … cuantas palabras pude escribir aca …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: