Va con …candor

cupido.jpg

Ahora todos andan con eso del día de los enamorados y bla bla…no soy partidaria de dichos “días comerciales”, absoluto y respetable silencio de mi parte. En realidad como alegoría, pongo lo que he podido rescatar de algo que escribí, puede tener que ver con el tema. Realizado el día 27 de octubre del 2006 (algo modificado).

————————————————————————————-

Comenzó siendo un archivo para un mail que debía terminar. No me convencía. Le faltaba precisión.       

-Escribí lo que sientas y envialo,  ¡vamos, escribile algo!-. La que había hablado era una Musa. Si. A pesar de mi sorpresa, este ser estaba en mi cuarto y ya se había sentado a mi lado; confianzuda y oronda.

-Vamos, escribí y cumplí, prometiste escribirle. Hacelo y que sea lo que tenga que ser. Como una “Caja de Pandora”..ja…ja!!-. La observé sorprendida, ya que aún no reaccionaba por tan extraña visita, y por su comentario, aún  más.

Una Musa visitándome para asistirme, extrañísimo, pero era la “Musa de la Música”, debía haber un error. Al menos así se presentó. La letras no eran lo suyo.

-El secreto está en dejarse llevar, él te lo dijo-, murmuró mientras se limaba las uñas.  Sabía lo que me decía.

-¿Quién me dijo qué?, requerí, mientras me impacientaba.

-Ah, bueno!!, ¿sos lenta en reaccionar o necesitás flores?-, me dijo muy sonriente. Me estaba sintiendo burlada de una forma muy extraña.

– Magía..¿no?-, agregó rauda. Me había asestado una puñalada trapera con su comentario. La ignoré. No valía la pena maltratar a una Musa. No sería digno. Mi secuencia de maltratos a seres etéreos y elevados, venía en franco aumento. Con Cupido, por ejemplo, engrosaba la lista de seres maltrechos por mi falta de tolerancia. En su caso, todo aquel maltrato asestado, solo incurría en la categoría de “en defensa propia”, solo eso. Además, debía protegerme de ese enano traidor.

Dejé pasar unos segundos esperando algun acierto punzante de esta malvada entrometida. Silencio. Así comencé a escribir. La calma continuó hasta que me “colgué”, me tildé. Algo extraño sucedió en mi mente. De pronto empezaron a caer las “fichas”. Cual gran rompecabezas, se sucedían todas las imágenes, señales, frases. Todo se alternaba en una simetría lógica, cuyo significado no había sido percibido con anterioridad. Todas las palabras dichas entre él  y yo, días atrás, estaban allí. Si, ese era el instante, el momento supremo. Escribirle, hablar. El disparador, ¿el disparador?, me tildé nuevamente.

-Dejarse llevar…-, acotó entre carcajadas mi Musa. El sonido de su risa en mi oído, terriblemente fastidioso, ese tono finito de la risa de las musas, molesto realmente. Pero justo allí, en ese hueco del ama, descuidado, en el que me encontraba intenté fijar alternativas a seguir. Imposible. Descartadas todas. ¿Matar a una Musa?, no, pues que condena correspondería a tal delito. ¿Sería posible fugarme de mi destino?…de hacerlo ¿por cuánto tiempo? Inmersa en aquello estaba para cuando la Musa, confianzuda nuevamente y con una ausencia absoluta de gracilidad, se desparramó delante de mi monitor.

-Realmente…¿a qué le tenés miedo?, podés hablar acerca de eso-. La miré de lleno a los ojos, quería echarla de allí.

-Tardás en reaccionar-, cambiando su ubicación, temió por su integridad etérea… Yo  necesitaba pensar y debía escribir, escribirle. Reaccionar y entender de que manera empezar.

-El destino es irrenunciable-, comentó con seguridad. Mi vida en cambio, era paradoja pura. En ese momento descarté problemas físicos tomándome el pulso, tal vez todo aquello fuera una alucinación. Sentada frente al teclado encontrando respuestas y temores; una musa perdida, hablándome; señales que se descifraban…una locura.

-Cómo sabrás  yo asisto en cuestiones musicales, pero hoy aquí la situación es otra. Además, me han mandado en reemplazo-, dijo como al pasar…

-¿Qué, quién, para qué…?, pregunté alarmada sin entender demasiado.

-Para que despiertes…”el destino es irrenunciable”, dejate llevar-. Suspiré, no tenía mejores opciones. Mi destino era irrenunciable. Convengamos que los procesos de aceptación no eran mi fuerte. Pero ahí estaba, intentando escribir. Aceptar, dejarme llevar, ¿esta Musa había venido para inspirarme o anularme?, ¿qué debía ser lo que tendría que aceptar?. Consideré la cómoda alternativa de iniciar el proceso de somatización rápida, que siempre ejecuto en mi subconsciente. Pero opté por escribir, mis dedos tipearon algunas letras para cuando ella inquieta mirándome agregó:

-No dudes, ya comenzaste. Y ahora me voy!!!…Esto de hacer horas extras me cansa tanto. Además Cupido es un desagradecido, por estos reemplazos, ni un regalito me da!!!-, y desapareció.

Como a esos perros a los que se les silba agudo, y ellos en su casi infinita audición, torciendo la cabeza además intentan entender. Así. Así había quedado yo, y debía…escribir. Debía “cumplir”, tenía que hacerlo.

Nunca terminaré de entender que saldría de todo aquello. Mis temores al exponer en algunas palabras sueltas algo tan particular no sería tarea fácil. Intentando una proeza, comencé a escribir. Cumplir con algo que sentía hacer, tal vez como aquella Musa, como aquel Cupido encubierto. Tal vez por él, a veces, pasa…son las Musas.

 

Anuncios

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Bender
    Feb 14, 2007 @ 10:55:44

    Las musas se toman de a medidas y, por lo general, con hielo.

  2. alejandra
    Feb 14, 2007 @ 17:53:21

    BENDER: esta andaba engañando, como las Musas….como tantos seres!!!!!!!!!!! (Todavía no compraste whisky???)

  3. Bender
    Feb 15, 2007 @ 01:01:01

    Sí, ya compré… puedo volver a mi plan bukowskiano de vida…

  4. Alejandra
    Feb 15, 2007 @ 01:49:14

    BENDER: bien ahí….solo te falta la señorita que acompañaba a Bukowski en aquella foto…jajajaa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: