Fisgones del alma

con-sangre.jpg

Necesitaba concentración, no podía lograrla . Era demasiado. Distinguir realidad de fantasía, caminando sin rumbo dentro de su casa. Ese era su lugar para esperar.

Se decía que nunca había sido una persona equilibrada, dentro de los parámetros “normales”. El equilibrio no se aprende ni se compra. Pero ahí estaba deseando poder lograrlo. Nada era posible de razonar, todo formaba parte de un gran sueño. Tal vez detener la mente con una perilla, lo ideal,  sabía de esas sensaciones y estaban regresando. Determinar lo próximo para hacer era una batalla inútil. Así, sin rumbo y con esa inmensa confusión, tomó su última determinación y debía cumplirla.

Como si hubiera pasado un siglo desde aquellas horas, se prometió no repetirlas. No era necesario. Un nuevo logro en su cadena de sufrimientos; otra obtención en su curriculum de fracasos. Allí tampoco estaba lo que necesitaba ni lo que deseaba. No podía darse semejantes lujos. Las personas adultas, se dice, no pueden padecer semejantes dudas. Nadie en su sano juicio podría entender. Continuar en el mundo, demostrando nada, la elección. Esperando que nadie reconociera en su cara la menor señal de emoción alguna, el logro. Ser un ser vivo  más entre todos, la obligación. Deambular con el alma destrozada, la costumbre. Como una eutanasia del alma, pensó. Nadie lo sabrá, nadie nunca sabe nada de lo que sentís, le habían dicho. La excusa perfecta, para ser uno más sin emociones.

Tomó su abrigo, mirando por última vez esas paredes; esas que los habían visto y ocultado. No pudo soportarlo. Bajó a la calle, sabiendo que ni llave había hechado a su puerta,  ya no importaba. El aire fresco despeinó nuevamente su cabello; ese que aquellos inolvidables dedos supieron despeinar mejor que el viento. Caminó entre los demás, esos que de igual forma algo debían disimular al deambular.

Luego de andar unos diez o quince minutos, necesitó detenerse. No quiso mirar donde ni porqué, solo se detuvo; en el mismo instante en que aquel auto azul no pudo.

Dicen que la gente gusta de lo macabro y tambien de esos “realitis”, donde de tanto mostrarte por tv.  gente que come, duerme y hace estupideces, se acostumbran a mirar sin reaccionar. Y poder ver en vivo y en directo  un cadáver, tiene su gracia. 

Entre los fisgones, su cuerpo sin vida. Ya no dudaría, ya no debería seguir intentando ser alguien que mereciera amor. No debería vivir disimulando; había cumplido.

Anuncios

10 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Marcelo
    Ene 29, 2007 @ 22:48:26

    Conozco a esa persona, demasiado bien.
    A veces es el mucho demostrar lo que destroza.
    Abrir el corazón y dejar volar tus sentimientos para que los pise algun idiota que pasaba por ahí.
    (Quiero comprar la lapicera de la foto ¿Sabes dónde la puedo conseguir? )

    Abrazo!!

  2. Alejandra
    Ene 29, 2007 @ 23:05:38

    MARCELO: todos conocemos demasiado bien a “esas personas”.

    Che, con la lapicera estoy en la etapa de prueba, la macana es que solo funciona con RH negativo, pucha!!!.

  3. oscar weidl
    Ene 30, 2007 @ 04:18:03

    Que triste desolación es la que vive quien decide quitarse la vida.
    Que terrible abandono.
    Está muy buena la construcción del relato, muy sólida, atrapa.
    Te dejo un cariño

  4. Bender
    Ene 30, 2007 @ 12:35:27

    Hola de nuevo.

    Me gustó el relato. El suicidio me atrae mucho (como acto ajeno, al menos, y en un sentido puramente existencialista).

  5. Alejandra
    Ene 30, 2007 @ 14:54:21

    OSCAR: muchas gracias por la visita y por tu comentario. Pasá cuando quieras, para ver si sigo atrapando…

    BENDER: para vos tambien, gracias; creo que hoy me he levantado agradecida. De paso, ¿unos chocolates en rama de Bariloche o aunque más no sea….arena de Tierra del Fuego, no? je.

  6. Bender
    Ene 31, 2007 @ 12:20:50

    Por Bariloche no pasé, estuve más al sur. Te puedo ofrecer dulce de calafate, o un cubito de algún glaciar (ya que estamos, unos amigos escaladores me convidaron whisky con hielo de glaciar).

  7. alejandra
    Ene 31, 2007 @ 13:34:55

    BENDER: ahhhh bueh!!!, él se tomó un whisky con hielo de glaciar!!!!!!, claro y una acá con un simple vaso de jugo o agua de la canilla…así no se puede. (¿puedo acogotarte en un sentido puramente existencialista?)

  8. Alejandra
    Dic 07, 2007 @ 00:46:55

    Hay palabras que expresan mucho
    Hay otras que expresan poco
    pero estas lo expresan todo

    No es necesario leer para compreder
    es necesario comprender para así poder leer

  9. maiki77
    Mar 18, 2008 @ 00:09:45

    es precioso
    tristisimo, pero precioso

  10. The Balck Rose
    Abr 09, 2008 @ 22:34:45

    me encanta el tema el suicidio le poder terminar con el sarcasmo de la gente la molestia el pasad y el desamor es mi suenio es un tema que realmente me agrada mucho relamene eres una muy buena escritora yo diria unica y el tema de la lapicera si saves donde conseguirla, para otros tipod de sagre te lo agradecieria ya que es escribir xon sangre duele mucho si lo haces con una geringa jiji lo ise una ves y e moria del dolor bueno Te Felicito

    The Black Rose amante de la sangre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: