“Te lo prometo”

ascender.jpg

Parece ser que en la antigüedad y vaya uno a saber cuando, por ciertas cuestiones que desconozco,  el incumplimiento de una promesa  material (por ejemplo el pago de ciertos compromisos) dió lugar a que el hombre intervenga con leyes e invente vericuentos legales; los cuales agregaron mucho más de lo que menos hacía falta.

Las promesas han abarcado varios rubros, ya que en las diferentes áreas de la vida encontramos infinidades de ellas. Las espirituales y religiosas: promesas de salvaciones eternas y milagros varios, que nadie pudo comprobar; económicas y comerciales: las que han causado tanto daño a países enteros, con discursos que establecían futuros venturosos y mágnificas realidades jamás cumplidas; las afectivas: considero que estas han sido las que más daño han causado en la historia del hombre. Corazones rotos a granel, desde mocosos que esperan en vano por años; o amantes que bajo los efluvios del amor han pronunciado palabras que resultaron imposibles de mantener en el tiempo.  Quien de nosotros no ha prometido algo, en alguna oportunidad sin medir sus consecuencias.

Un sin fin de promesas inundan el planeta, como si ellas fueran una cuestión sin importancia. El no cumplirlas, la moneda corriente y el mundo sigue girando. Pocos nos hemos planteado que lo mejor antes que prometer es callar. Interlocutores molestos por el silencio son mejores que enojados porque no cumplimos con la palabra empeñada.

“Me prometiste que…” grita la novia muerta de dolor y bañada en llanto ante un ñato que le importa poco y  nada de lo que ve y escucha. Lo dice el niño que a puro escándalo reclama lo que seguro jamás olvidará como incumplido. Lo espera la mirada de un desvalido enfermo que no tiene tiempo para reclamos, su vida  se agota. Y tantos más. Nunca se pudo hacer mucho con las promesas pendientes. Los reclamos no logran que quien prometió amarnos y cuidarnos para siempre lo haga, cuando ya su amor ha abandonado la escena hace tiempo. Es difícil establecer porque sucede, solo creíamos poder cumplir. Con ingenuidad nos enfrentamos a cuestiones que, de no haber aceptado emitir o recibir una promesa, serían menos dolorosas.

Tal vez este post no tenga el sentido que deseo, las palabras no encuentran un camino coherente para expresarme. He prometido mucho y cumplido poco. He recibido promesas que nunca vieron la luz y opacaron mi alma. Fuí testigo de angustias infantiles, que marcaron para el resto de la vida a infinidad de seres, agregando matices oscuros a sus personalidades como adultos.

Por eso, hoy en un espacio de lucidez mental puedo decirte que:  No te prometo absolutamente nada. Espero que todo sea como imaginamos y deseamos. Nadie puede  ni debe prometer,  aún aquello de lo que está absolutamente seguro de cumplir. Tal vez al darnos aquello  de cada uno de nosotros,  que podamos compartir sin haberlo prometido,  nos haga sentir todo lo bien que de verdad nos merecemos.

 ———————————–

 

Anuncios

5 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Marcelo
    Ene 07, 2007 @ 01:47:26

    Excelente lo que decís, porque es verdad que hablamos y prometemos cosas que pocas veces cumplimos. Yo trato de no comprometerme en cosas que soy conciente que no voy a poder cumplir, a veces la inconciencia me gana de mano.

    Te prometo que nunca más voy a prometer algo sin estar al tanto de las consecuencias…

    Abrazo!

  2. mondoditesta
    Ene 08, 2007 @ 14:29:22

    Las promesas son siempre un cheque en blanco, con o sin fondos, mucho tiene que ver quién llena el cheque después y cuántos ceros el pone.

  3. Alejandra
    Ene 08, 2007 @ 16:54:16

    MARCELO: no me prometas, no me prometasssss!!!!!

    MONDO: habría que ver de dónde provienen las chequeras!!!!

  4. Flor
    Ene 09, 2007 @ 03:45:53

    ¨Los reclamos no logran que quien prometió amarnos y cuidarnos para siempre lo haga, cuando ya su amor ha abandonado la escena hace tiempo¨ —> que bien estuviste!
    Mirá, yo con esto tengo un tema barbaro!! Se ve que son muchas las promesas que me dejaron en el aire que ya me olvide de prometer y me olvide que significa eso.
    No prometo, ni prometeré nunca. Es tanto el daño que podemos causarle a alguien con unas simples palabras que despues se lleva el viento…
    En fin… nunca un post mas acertado que este.

    Un beso, Ale

  5. alejandra
    Ene 13, 2007 @ 02:49:22

    FLOR: prometamos siempre, no prometer, ¿no te parece mejor?…gracias, che!!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: