Pequeña comedia dramática en 4 actos y un finale…


Arranqué el día con energía, mucha. La mañana, trabajando hasta parte de la tarde. La famosa rutina. Ninguna queja. Ya no vale la pena. Por las tardes, el otro trabajo: el de madre.

Acto I:

Maestra del jardín de infantes que informa a un grupete de madres:

Más

Y si…llegó diciembre

Otra vez… puf, nuevamente…se repite, puf…se reitera…puf puf…de vuelta!!!, insistente y tenaz.

Me cansa bastante esta época del año. No puedo, o puedo pero no me interesa poder. Me aburre. Le busco explicaciones, le encuentro montones, pero me sigue cansando.

Más

Lucas, sus pudores


“En los departamentos de ahora ya se sabe, el invitado va al baño y los otros siguen hablando de Biafra y de Michel Foucault, pero hay algo en el aire como si todo el mundo quisiera olvidarse de que tiene oídos y al mismo tiempo las orejas se orientan hacia el lugar sagrado que naturalmente en nuestra sociedad encogida está apenas a tres metros del lugar donde se desarrollan estas conversaciones de alto nivel, y es seguro que a pesar de los esfuerzos que hará el invitado ausente para no manifestar sus actividades, y los de los contertulios para activar el volumen del diálogo, en algún momento reverberará uno de esos sordos ruidos que oir se dejan en las circunstancias menos indicadas, o en el mejor de los casos el rasguido patético de un papel higiénico de calidad ordinaria cuando se arranca una hoja del rollo rosa o verde.

Más

Me lo debía y a ella, también…

  imagen-0026.jpg   mar-del-plata-7.jpg                 

Me lo debía y se lo debía, si. Recordarla y nombrarla: Mar del Plata.
Aquí, hace mucho ya, nací. Debía ser aquí y en ningún otro lugar…No fué por los pagos de Entre Ríos, esos de sabor a mate muy dulce y aroma a naranjos. Tampoco por Catamarca, entre montañas y rocas; nueces y tinajas…Fué aquí, cerca del mar, con salitre en las venas y con viento en el alma.

Más

Manual básico

como-salir.jpgPara empezar, no es fácil pasar así como así, de los mimos y cuidados maternos a la desenfrenada carrera de la vida en sociedad. No, no lo es. Y mientras vemos como se nos hinchan las rodillas por tanta caída y tropezón, nos avivamos, medio tarde, que somos adultos. Y que la cuestión era esa, golpearse. Raspón va, idealismo que viene, pérdidas que nos roban las ganas de seguir, dolores que nos aniquilan la mente, centímetro a centímetro, pero seguimos. Esperando que desde algún fax celestial nos remitan un certificado de garantía.

Más

Canción última

mi-casa.jpg

Pintada, no vacía:
pintada esta mi casa
del color de las grandes
pasiones y desgracias.

Más

El viento

lo-secara.jpg

Domingo, intento escribir mientras mil realidades me separan de la pantalla. Le robo segundos a todo, y todos los segundos que junto, igualmente no alcanzan. No se robar. Aprovecho y pongo música. Nada es posible sin música. Vivir, inclusive. Tomo un vaso enorme de agua. No me brinda mayor inspiración. Timbre. Pero, ¡¡así no vamos a ninguna parte!!. Amiga. Con absoluta resolución decide que mi vida debe continuar contra las arenas del mar. Más